Cortijos en venta

A día de hoy, los cortijos pasan por ser las fincas rurales más representativas de Andalucía.

Se trata de un sistema de asentamiento disperso y caracterizado por la presencia de tierras dedicadas al cultivo o al cuidado de ganado. Una fisionomía que comenzó a coger forma durante la ocupación musulmana de la península Ibérica.

En el s. X el poder musulmán seguía siendo absoluto en la mayor parte de la península. No obstante, la emergencia de los reinos de Asturias, León, Navarra y los condados catalanes emergidos de la Marca Hispánica amenazaban con cambiar el mapa en el corto plazo. Entretanto, los musulmanes seguían introduciendo en las regiones centrales y meridionales de su territorio algunas costumbres propias de Oriente Medio. Tal sería el caso de las alquerías, comunidades del interior caracterizadas por su gran dispersión y la primacía del núcleo familiar o tribal frente cualquier otro patrón urbano.

Dichas comunidades, conocidas también como caseríos, consistían en varias casas habitadas como ya hemos dicho por miembros de una misma familia. Este comportamiento, tan poco difundido en la península, estaba muy extendido en el desierto arábigo y era algo consustancial a la ocupación musulmana. Es por que los territorios más rápida e intensamente conquistados por Al-Ándalus son también los que más alquerías albergaron. Especial mención merece la actual Comunidad Valenciana y gran parte de Andalucía oriental. Aunque hasta el momento este tipo de fincas tenían una función eminentemente poblacional y no económica, poco a poco fueron integrándose elementos como cultivos y pequeñas granjas.

Puede realizar su búsqueda en el despegable que se encuentra en el lateral o entrar directamente en el menú haciendo click en el siguiente enlace.


¿Quiere que su cortijo aparezca en nuestro catálogo?

Solicítenos más información sin compromiso.