Invertir en propiedades históricas.

Bienes de Interés Cultural, una garantía de inversión frente a la volatilidad

La declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) es una figura jurídica recogida por la Ley de Patrimonio Histórico España y que aporta un gran valor a las propiedades inmobiliarias que la reciben.

Esencialmente, se trata de reconocer la importancia arquitectónica o cultural de edificios singulares.

No pocos inversores ven en estas propiedades históricas un activo refugio muy interesante.

Pero, ¿qué es exactamente un activo refugio? En el mercado inmobiliario, es toda aquella propiedad a la que se le presupone una baja volatilidad en su valor a largo plazo.

Dicho de otro modo, es un bien inmueble que sirve para "blindar" una inversión incluso en contextos comerciales adversos, resultando más atractivo para los inversores con un perfil conservador. Los edificios singulares reconocidos como BIC tienen un valor objetivo que impide que su precio de mercado varíe significativamente al alza o a la baja.

No sorprende que el número de este tipo de activos aumentara de manera considerable durante la última gran crisis económica.

El mercado inmobiliario español vivió un periodo especialmente difícil entre 2008 y 2014, con fuertes caídas de los precios.

En ese contexto, las Administraciones Públicas constataron un creciente interés en propiedades históricas, al que respondieron con declaraciones de BIC. Si en 2007 había 13.500 inmuebles con este grado de protección, en 2015 eran ya 15.400. Los inversores sabían que obtendrían menos plusvalías en una futura venta pero, a cambio, se evitaban posibles desplomes en los precios como los que se registraron en otros segmentos del mercado.

En la actualidad, el mercado presenta un sesgo alcista pero las últimas previsiones de las principales entidades financieras y organismos públicos apuntan a una posible corrección a medio plazo. Los inversores menos proclives a correr riesgos ya están apostando por adquirir edificios históricos con declaración de BIC. Un estudio realizado por Mapfre para el ejercicio 2017 contabilizó inversiones en bienes de este tipo por importe de 988 millones de euros.

El mercado español de propiedades históricas sigue contando con numerosas referencias a la venta, al tiempo que algunas Administraciones Públicas promueven la inversión en estos activos con ayudas para su rehabilitación y mantenimiento o desgravaciones fiscales.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.