Historia y turismo rural en fortalezas medievales.

Por qué nos atrae la historia

La existencia de un sólido pasado es una de las mejores garantías para afrontar el futuro. Esta máxima se aplica casi sin excepción en la mayoría de ámbitos de la actividad humana y la inversión inmobiliaria no es ninguna excepción.

A decir verdad, en pocos frentes se observa de manera tan nítida la importancia de la historia como en las propiedades más singulares, en las que el legado histórico puede ser incluso más relevante que sus características formales. En consecuencia, vamos a tratar de desvelar los secretos de la inversión en propiedades de gran valor histórico y qué es lo que ofrecen a los cada vez más numerosos compradores.

Una conexión directa con el territorio

Tanto el viajero que decide alojarse en un hotel con encanto como el residente ocasional que se desplaza a su finca de recreo coinciden en valorar la vinculación del inmueble con la región en que este se ubica.

Por decirlo de otra manera, una vivienda que simboliza la esencia de su tierra presenta un atractivo añadido innegable. De este modo, una propiedad de esas características cuenta con muchos puntos para ser escogida por los visitantes que desean pernoctar en la zona. Hablamos, entre otros ejemplos, de casas solariegas, casas de pueblo, casas señoriales o incluso conventos y castillos abandonados.

Historia y turismo rural

Muchas veces, ambos conceptos pueden utilizarse prácticamente como sinónimos.

El medio rural es especialmente generoso en lo que a la presencia de propiedades históricas se refiere. Las grandes fortalezas medievales que han llegado a nuestros días suelen estar emplazadas en puntos muy concretos del interior, desde los cuales ejercían sus funciones militares originales. Ahora, esos castillos crean el marco perfecto para alojar a viajeros que estén descubriendo las bondades de la región o que, simplemente, quieran disfrutar de la experiencia de dormir en un castillo. En ambos casos, su mercado potencial atraviesa una clara fase expansiva.

En un sentido más amplio, la inversión en propiedades de este tipo permite al inversor trazar rentables sinergias con negocios de otra naturaleza. Así, una casa señorial que se haga servir como casa rural u hotel con encanto puede tener contratado el servicio de hostelería con otro establecimiento de renombre en la zona.

Los huéspedes acceden a una atención mucho más completa y de exquisita calidad, el propietario del inmueble mejora su capacidad de atracción y los negocios de la región salen beneficiados, dinamizando la actividad económica en las zonas de interior. Las Administraciones también facilitan al máximo los trámites pertinentes, en tanto en muchos de ellos va implícita la restauración del inmueble.

Compártenos


  • Lançois Doval es una empresa especializada en la comunicación de venta o alquiler de propiedades de prestigio, empresas y activos inmobiliarios, con más de 25 años de experiencia en el sector.
  • Nuestra amplia cartera incluye, chalets y villas, propiedades de prestigio o históricas, castillos, palacios, casas y pisos señoriales, fincas rústicas, de caza o recreo, masías, cortijos, pazos, haciendas, casas rurales, hoteles con encanto y en definitiva cualquier tipología de propiedad poseedora de un valor añadido para el comprador.
  • Asimismo, disponemos de una división especializada en la comunicación enfocada a la venta de empresas y negocios, edificios y naves industriales, edificios, hoteles, geriátricos, suelo residencial, industrial, logístico, comercial y terciario, activos inmobiliarios en rentabilidad, etc.
  • Nuestra amplia experiencia en la gestión de bases de datos y comunicación empresarial, hacen también de nuestros servicios una herramienta eficaz en caso de expansión territorial de su empresa, búsqueda de nuevos mercados, etc.