Una casa catalogada en venta en Alcoy

Una singular propiedad señorial en el norte de Alicante

Alcoy es la mayor ciudad del norte de la provincia de Alicante, siendo el gran referente industrial y turístico de la zona, gracias a sus óptimas conexiones por carretera y a su patrimonio natural y cultural.

En pleno casco antiguo de la población encontramos una casa señorial en venta fechada, precisamente, en la época de mayor dinamismo económico que ha vivido la ciudad.

Y es que, la presente propiedad singular nos remonta a finales del s. XIX, cuando Alcoy ya se había consolidado como el principal foco industrial valenciano y el mayor centro fabril del Mediterráneo español tras Barcelona.

En realidad, el proceso industrializador arrancó en los últimos compases del s. XVIII, con especial intensidad en la producción textil. De este modo, Alcoy fue pionera en España en la creación de fábricas modernas.

Precisamente, la relevancia de la industria alcoyana llevó a la Real Fábrica de Paños a fundar el Establecimiento Científico Artístico, institución educativa de enseñanzas técnicas, en 1829.

En consonancia con el desarrollo económico, Alcoy asistió al florecimiento de una potente cultura local, que tendría en el compositor José Espí Ulrich uno de sus grandes referentes. Sería el insigne músico quien promovería la construcción de la casa señorial en cuestión, siendo conocida en la localidad como Hotel San Rafaela, en honor al nombre de la mujer de Espí.

Cabe destacar que Alcoy vio cómo buena parte de sus principales avenidas y plazas se llenaron durante este periodo con edificios de gran valor artístico. En su mayoría, las construcciones se enmarcaban en el estilo modernista, como la sede del Círculo Industrial de Alcoy.

Por lo que respecta a las prestaciones de la propiedad singular, esta se divide en cuatro plantas, con un total de casi 700 m2 construidos.

Paralelamente, el edificio se sitúa sobre una parcela de más de 4.000 m2, que incluye un amplio jardín con diferentes bancos para sentarse. En el interior de la propiedad destacan las dieciocho habitaciones totalmente equipadas, distribuidas a razón de seis por cada una de las tres primeras plantas.

A los dormitorios hay que añadir estancias comunes como salones, comedores, despachos o baños. Todo lo necesario para albergar una pintoresca casa rural.

Compártenos