Palacios y edificios singulares en el País Vasco.

La arquitectura más señorial del País Vasco

Distintas agencias internacionales han reconocido se han interesado en los últimos años por la profunda transformación urbana que ha experimentado Bilbao desde finales del s. XX.

De igual modo, ciudades como San Sebastián o Vitoria suelen colarse habitualmente entre las urbes más sostenibles y con mayor calidad de vida del sur de Europa. Si a todo lo anterior se le suma la posibilidad de residir o pernoctar en alguna de las propiedades singulares disponibles, cualquier viaje al País Vasco constituye una experiencia única.

La arquitectura señorial del País Vasco está presente a lo largo y ancho de todo el territorio, siendo particularmente visible en las capitales y las localidades de sus respectivas áreas metropolitanas.

El caso más llamativo es el de Bilbao, donde podemos encontrar numerosos edificios de finales del s. XIX que rezuman distinción a pesar de la austeridad ornamental predominante.

Pertenecen a esta categoría la Casa Montero, la Casa de Vecindad, las Oficinas Sota-Aznar o el Palacio Ibaigane, actualmente las oficinas y sede del Athletic Club, edificios históricos que marcan un notable contraste con las construcciones más recientes e innovadoras.

En el interior de la provincia de Vizcaya también abundan las muestras de la arquitectura más señorial.

Sin lugar a dudas, el municipio de Getxo sobresale tanto por la cantidad como por la calidad de sus propiedades singulares. El neogótico Palacio Arriluze, la tradicional Villa Ariatza o el difícilmente encasillable edificio Bidearte.

En el extremo oriental de la provincia destaca la "muy leal" y "muy noble villa" de Elorrio.

 Esta población de poco más de 7.000 habitantes custodia un patrimonio arquitectónico que incluye una auténtica colección de palacetes urbanos, como los de Urkizu-Tola, Urkizu Aldatsekua, Olazabal o Arezpakoetxea.

La Casa Jara o Palacio Zearsolo-Untxeta es uno de los edificios históricos más destacados de la localidad, causando especial impresión entre los visitantes por su elegancia y sobriedad.

Los elementos más llamativos de sus fachadas son los blasones de las familias que han ocupado el palacio desde su construcción a mediados del s. XVII.

 Por sus dimensiones (cuenta con once habitaciones y amplios jardines privados), cualidades y ubicación, la Casa Jara reúne todos los requisitos para convertirse en un exclusivo hotel o restaurante.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.