Donostia. Historia, turismo y cultura.

Un hotel con encanto en venta muy singular en una ciudad única. 

Donostia (San Sebastián) es una de las ciudades de moda en el norte de España, aunando un patrimonio histórico notable, una gastronomía de fama mundial y una belleza natural impropia de una gran urbe. Unas bondades que pueden descubrirse desde este hotel con encanto ubicado en una antigua propiedad singular.

Donostia es la capital de la provincia de Guipúzcoa y la segunda mayor ciudad del País Vasco. La ciudad puede disfrutarse desde multitud de enfoques, hasta el punto de que pocas capitales españolas pueden exhibir una oferta turística tan amplia y de tanta calidad.

La vertiente cultural está representada por centros expositivos como el edificio de Tabakalera o el Centro Koldo Mitxlena, museos como el de San Telmo o espacios escénicos como el Teatro Victoria Eugenia.

 Por supuesto, las esculturas al aire libre son otro reclamo de la ciudad, destacando el Peine del Viento y la Construcción Vacía, en contacto permanente con el mar.

Desde luego, el evento cultural por antonomasia en Donostia es el Festival de Cine, el más importante de cuantos se celebran en España.

En materia arquitectónica, Donostia presenta un catálogo bastante ecléctico en el que sorprenden especialmente los edificios pertenecientes a la 'Belle Epoque', como la sede del Ayuntamiento.

Otro monumento representativo es la Catedral del Buen Pastor.

Y por lo que respecta a las experiencias culinarias, las sidrerías, los bares de 'pintxos' y los numerosos establecimientos reconocidos por la Guía Michelín abundan en el centro urbano y cerca del Paseo Marítimo. Cerca de aquí se encuentra también la archiconocida Playa de la Concha.

En cuanto a la propiedad singular que nos ocupa, se trata de un caserío tradicional vasco íntimamente ligado a la historia de la ciudad, siendo conocida allí como 'Itxola' o casa del buen pastor. Ubicada en las afueras de Donostia, en la frondosa sierra que envuelve la población, la sensación de desconexión es absoluta.

 La estructura original de la vivienda se ha mantenido intacta, dotando a las habitaciones de todas las comodidades necesarias para un hotel con encanto.

Como curiosidad, cada una de las diez habitaciones recibe el nombre de una calle donostiarra y presenta una decoración igualmente temática.

Compártenos

Propiedades relacionadas con la nota de prensa