Un hotel con encanto en un antiguo convento en Segovia

La provincia de Segovia es una de las más interesantes para el inversor en edificios históricos.

Esta aseveración tan contundente puede sorprender a más de uno habida cuenta de su escaso tamaño o su baja densidad de población. No obstante, en pocos lugares pueden encontrarse activos patrimoniales tan singulares y tan bien conectados con la capital española.

Efectivamente, muchos bienes históricos de Castilla y León buscan a gritos algún comprador que les devuelva literalmente la vida y lo haga beneficiándose de sus excepcionales bondades para la explotación turística.

En el caso segoviano, los conventos antiguos o abandonados parecen haber sido diseñados a la medida del viajero rural o de interior. ¿Qué busca este tipo de visitante? En primer lugar, un lugar que garantice la máxima tranquilidad con objeto de desconectar del ritmo de vida urbano.

Segundo, un encanto que solo puede encontrarse en las propiedades que llevan muchos siglos en pie.

Tercero, una oferta gastronómica generosa y variada.

Ni que decir tiene que Segovia reúne sobradamente todos estos requisitos y que los conventos se perfilan, por tanto, como hoteles con encanto en potencia. La geografía segoviana ha visto cómo se erigían numerosos edificios históricos de esta naturaleza.

De este modo, ya se trate de la propia ciudad de Segovia o de poblaciones como Cuéllar, Nieva (localidad, por cierto, que cuenta también con otras llamativas posibilidades de inversión, como un palacio del s. XV) o Ayllón, la oferta disponible es sorprendentemente amplia.

El caso de Ayllón es bastante ilustrativo porque su convento en venta ya ha albergado con anterioridad negocios hosteleros.

Para concluir, volvemos a centrar nuestra atención en un aspecto introducido al comienzo.

Segovia apenas dista menos de 100 km de Madrid y cuenta con una red de carreteras que garantizan un rápido acceso a la capital y viceversa (A6 y AP-61, para más señas). Ello también implica óptimas conexiones con otras infraestructuras de transporte, como el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

A partir de ahí, el huésped tiene a su disposición otras interesantes visitas de índole cultural como La Granja de San Ildefonso, o natural, como el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón.

Ver más información sobre el convento en venta.

Compártenos