La compraventa de Bienes de Interés Cultural.

Inmuebles singulares e inversión: ¿cómo revivir el patrimonio?

La adquisición de palacios y casas señoriales es mucho más que una inversión inmobiliaria: es un reto arquitectónico y artístico. No todas estas propiedades han sabido afrontar igual el paso del tiempo y recuperar su naturaleza original implica un importante ejercicio de análisis antes de pasar a la acción.

Recuperar las propiedades históricas no es reconstruirlas.

Existe cierta tendencia a pensar que la recuperación del patrimonio es una renovación en la imagen de estos inmuebles.

No obstante, si bien es cierto que el objetivo es revivir el inmueble para devolverle la belleza de sus rasgos genuinos, este es un trabajo que no debe entenderse fuera de su contexto original.

La historia y la actualidad son conceptos difíciles de encajar cuando se afronta el proceso de recuperación de una de estas propiedades.

Es habitual que las corrientes y métodos de trabajo más cercanos acaben imponiéndose de alguna manera a aquellos que ya forman parte del pasado.

Un buen proyecto de recuperación patrimonial debe ser exigente en cuanto a los límites entre la restauración y la reconstrucción.

Para ello es importante intervenir sin dejar espacio a estas interferencias de contextualización y tratar de consolidar la naturaleza del inmueble sin poner en riesgo su originalidad.

Aspectos a tener en cuenta en la recuperación de palacios y casas señoriales.

La intervención de un inmueble histórico o de un Bien de Interés Cultural (BIC) debe ceñirse a un estricto plan de rehabilitación en el que no se pueden pasar por alto aspectos clave como el contexto, el entorno, los materiales y por supuesto, la propia historia del edificio.

En lo referido a la contextualización de la propiedad, habrá que hacer un análisis detallado de las características físicas e iconográficas del inmueble.

Estas irán recogidas en la memoria histórica del edificio, en la que también aparecerán datos sobre las diferentes etapas de su construcción, los autores de la obra y los fines a los que ha sido destinada.

En segundo lugar habrá que realizar un análisis sobre el actual estado de conservación de la propiedad, los trabajos de restauración acometidos con anterioridad y las medidas de actuación necesarias para garantizar su buen estado de conservación.

Este análisis deberá ir acompañado de un estudio sobre la situación jurídica del inmueble y las exigencias legales que debe cumplir cualquier intervención.

Elaborada esta primera hoja de ruta, ya es posible plantear un plan de conservación basado en los principios de no interferencia.

Un proyecto para revivir el patrimonio cultural desde la perspectiva histórica, garantizando la identidad que solo se consolida con el paso del tiempo.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.