Edificios y palacios emblemáticos en Barcelona.

El Palacio de justicia de Barcelona, un edificio monumental.

El encanto de los palacios o edificios eclécticos, entre la tradición y la singularidad

Aunque no se cuenta entre los estilos artísticos más conocidos, el movimiento ecléctico está muy presente en las ciudades europeas, con notables ejemplos a lo largo y ancho de la Península Ibérica.

Por definición, se trata de una corriente arquitectónica creada a base de combinar elementos característicos de los estilos más variados, con diferentes visiones constructivas dependiendo del país en cuestión.

Es precisamente la singularidad de los palacios eclécticos constituye un interesante factor diferencial para atraer al turismo internacional.

El eclecticismo es uno de los estilos más difíciles de clasificar al no seguir ningún canon preestablecido.

Sin embargo, es posible identificar determinadas características que suelen cumplirse en la mayoría de ejemplos.

Así sucede con los guiños a otras etapas históricas (arcos ojivales góticos, ventanas de inspiración mudéjar, columnas de corte clásico...).

Todo ello con una fuerte carga ornamental y una marcada vocación de distinguirse (no hay dos edificios eclécticos iguales).

En un sentido historiográfico, el eclecticismo fue un movimiento que se desarrolló a finales del s. XIX y principios del s. XX.

A diferencia de otras corrientes, los edificios eclécticos están generosamente presentes en la gran mayoría de provincias y ciudades españolas, encontrando tanto palacios unifamiliares como bloques de apartamentos de lujo.

En todos los casos, las construcciones eclécticas disfrutan de una ubicación excepcional tanto en el centro de las ciudades como en zonas de gran interés turístico.

El palacio de justicia de Barcelona se construyó en un solar que formaba parte de los terrenos destinados a la Exposición Universal de 1888. La primera piedra se puso el 11 de abril de 1887, en una ceremonia presidida por el ministro de Gracia y Justicia, Manuel Alonso Martínez, y por el alcalde de la ciudad, Francisco de Paula Rius y Taulet.

Las obras se prolongaron durante veinte años, y cuando el edificio fue inaugurado, el 11 de junio de 1908, aún no habían acabado, ya que se prolongaron hasta 1915.

La inauguración fue presidida por la infanta María Teresa y su esposo Fernando de Baviera, duque de Cádiz, y asistieron el ministro de Gracia y Justicia, Juan Armada, el presidente de la Diputación de Barcelona, Enric Prat de la Riba, y el alcalde de Barcelona, Albert Bastardas.

Sin duda es la obra más importante de la primera época de Sagnier, en que desarrolló un estilo ecléctico, monumental y grandilocuente, con cierta tendencia clasicista.

 El Palacio de Justicia fue, después de la Universidad de Barcelona, uno de los primeros edificios públicos de la ciudad concebido con carácter monumental, en un solar aislado y a escala del nuevo Ensanche.

El conjunto debía acoger la Audiencia de Barcelona y los juzgados municipales y de primera instancia de la capital.

Compártenos

Propiedades relacionadas con la nota de prensa


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.