Cortijos y fincas en Andalucía.

Venta de propiedades singulares.

La heterogeneidad de las casas andaluzas, las diferencias entre provincias.

Si hablamos de la casa andaluza, es altamente probable que cualquier lector piense una gran propiedad, generalmente de color blanco, articulada en torno a un patio central y con una disposición más bien horizontal.

No se trata, desde luego, de una descripción errónea pero, más allá de los cortijos andaluces clásicos, hay otros tipos de casas tradicionales y fincas exclusivas que pueden variar significativamente en cada provincia.

El arquetipo de casa andaluza descrita más arriba puede encontrarse con mayor facilidad, aunque no exclusivamente, en la provincia de Sevilla.

 Estas viviendas presentan otras características casi universalmente reconocibles, como las paredes encaladas, las tejas rojas, la presencia de azulejos en distintos puntos de la vivienda (tanto en el exterior como en el interior) o la exuberancia floral en balcones, ventanas y demás aperturas.

Aun así, esta casa tradicional es el resultado de un proceso de depuración que se intensificó a lo largo de la segunda mitad del s. XX.

En muchos casos, las viviendas constituyen auténticas casas señoriales que dominan amplias fincas exclusivas.

En las provincias de Córdoba y Jaén, la importancia de la figura del jornalero motivó la aparición de otras tipologías de inmuebles, más rudimentarias y de menor tamaño. Conocidas popularmente como casas jornaleras, estas viviendas suelen ser de una sola planta (excepcionalmente puede encontrarse un altillo) y destacan por el escaso número de ventanas.

El color blanco es igualmente habitual, sobre todo a raíz del proceso de recuperación y conservación de estas casas acometido en las últimas décadas.

Obviamente, en todas las zonas del interior de la comunidad son comunes los cortijos andaluces, notable contrapunto de la casa jornalera.

Si aproximamos algo más la lupa sobre un territorio concreto, podemos distinguir pintorescas viviendas propias de una comarca. Así sucede en el Campo de Níjar, junto al Cabo de Gata.

Las fachadas encaladas vuelven a ser la nota predominante pero, a diferencia de lo que sucede en los paisajes ligeramente ondulados o en el Valle del Guadalquivir, en Almería las casas tradicionales están específicamente diseñadas para salvar los constantes desniveles del terreno.

Además, este tipo de viviendas apenas se divisan de manera aislada, sino que tienden a agruparse en núcleos urbanos.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.