Caseríos y palacios singulares de Navarra: cuáles son sus estilos arquitectónicos

La Comunidad Foral de Navarra es uno de los puntos más ricos del país desde el punto de vista arquitectónico.

Desde el punto de vista de los monumentos, Navarra está llena de palacetes y casas singulares, espacios históricos que hoy son viviendas particulares, o incluso sedes de fundaciones y empresas.

De todo el territorio nacional, la arquitectura navarra es una de las más particulares y diferentes. El aislamiento de la zona en época medieval, la clara y continuada influencia francesa, y las propias características climáticas y orográficas del espacio dotan a las construcciones —tanto antiguas como contemporáneas— de un sello único, diferenciador.

En nuestra trayectoria en la gestión patrimonial de propiedades singulares, hemos hallado grandes tesoros que ofrecen una perspectiva amplia de la riqueza constructiva de la arquitectura de Pamplona, Tudela, Barañáin y otros núcleos de población. Desde casas señoriales, hasta palacios, pasando por clásicos caseríos… Todos con entidad propia, pero con unas características comunes que permiten trazar unas líneas habituales en el diseño navarro.

Arquitectura en Navarra

Especialmente marcada, como en otros puntos del país, por las obras de carácter religioso, la arquitectura navarra se asienta en tres pilares básicos, identificados por el estudioso Leoncio Urabayen: sinceridad, sobriedad y utilitarismo.

Esa idea de que los espacios de vida deben ser, principalmente, útiles, no entra en conflicto con la búsqueda de la belleza. Es cierto que las construcciones de la zona suelen apostar por la moderación, las líneas claras y los espacios funcionales. Pero esto no es óbice para que casas y palacios no recojan, en la actualidad, el encanto de un mundo clásico ya desaparecido.

Tejados a una, dos o cuatro aguas, muros grandes y resistentes, esquineros particularmente ornamentados... Todos estos son elementos que perviven en las viviendas urbanas y rurales a lo largo del tiempo y que brillan con especial intensidad en las propiedades de prestigio que hoy están a disposición de los particulares y empresas que buscan villas de lujo y pisos señoriales.

Por último, no se podría entender la arquitectura en Navarra sin tener en cuenta las construcciones contemporáneas. En las últimas décadas del siglo XX y las de principios del XXI, Pamplona se ha convertido en un referente mundial de la arquitectura gracias al trabajo de talentosos profesionales que han puesto la zona en el mapa internacional con proyectos osados, estéticos y contemporáneos.

Qué tipos de edificios puedes encontrar en Navarra

Desde el punto de vista clásico, existen una serie de construcciones típicas que marcan el estilo constructivo de Navarra. Sobre estas bases se desarrollan incluso las edificaciones contemporáneas, que tienen ese carácter especial gracias a la mirada y el respeto por el pasado.

Caserío

El caserío es, sin lugar a dudas, la piedra angular de la arquitectura navarra. Esta construcción tradicional suele estar en zonas rurales y su origen está en las necesidades de vivienda de los trabajadores del campo.

Dispuestas habitualmente en dos plantas —el bajo para la guarda de ganado y la primera altura para las habitaciones familiares—, son de gran tamaño, con muros grandes y tejado a dos aguas. Un ejemplo es este caserío en el valle de Bidasoa, que data del siglo XVIII y cuenta, en la actualidad, con dos amplios salones, 4 habitaciones y tres baños.

Situadas en grandes prados y entornos naturales de belleza tan únicos como los que ofrece la Comunidad Foral, se trata de construcciones aisladas que hoy en día soy muy demandadas por quienes buscan la tranquilidad y la privacidad en el norte del país.

Casas señoriales

Las zonas más urbanas siempre han contado con la existencia de casas señoriales, originalmente lugar de descanso de los representantes aristocráticos de la sociedad.

Pamplona es un núcleo urbano en el que hay una representación importante de este tipo de viviendas, que se popularizan en el siglo XVIII y cambiarán las tendencias de diseño de hogares de la época, con construcciones mucho más estéticas, que tratan de demostrar el poder económico y político de sus propietarios.

Grandes salones y espacios privados conviven con jardines y terrazas en las que brillan los materiales nobles y los ornamentos. Y todo ello, en el centro de las urbes.

Un ejemplo de este tipo de edificio en Pamplona es esta vivienda unifamiliar de 409 metros cuadradosen el delicioso parque de la Media Luna, de la capital. Adaptada al momento actual, con ascensor, gimnasio y cochera, esta edificación es perfecta para quienes, como los nobles del pasado, buscan la tranquilidad, el sosiego y la privacidad sin desplazarse del centro de la ciudad.

Palacios

Un paso más allá de las casas señoriales están los palacios.

En la ciudad, pero también en zonas más apartadas —y muchos hoy reconvertidos y pequeños hoteles boutique—, estas construcciones se diferencian por tener un tamaño mayor, más alturas y un mayor espacio en las distintas habitaciones, especialmente en las que estaban destinadas al uso social, como salones, recibidores o salas de juego.

Arcadas, patios interiores, techos altos y una apuesta todavía más clara por la decoración y el uso de materiales nobles, estos palacios han sido recuperados y rehabilitados para usos múltiples, desde salones de celebración hasta sedes de fundaciones, pasando por la vuelta a las propiedades privadas para uso y disfrute de particulares.

Muchos de los monumentos de Navarra más destacados son estas viviendas, en muchos casos protegidas y catalogadas como patrimonio, que se han convertido en un punto de atracción para inversores que buscan la experiencia de vivir en espacios únicos del norte del país. 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.