Casas señoriales y palacios en Santander, emblemas de una época

La época de mayor esplendor de una ciudad no tiene por qué coincidir con un momento de auge en el conjunto del país, en tanto puede explicarse por factores muy concretos que solo se dan en ese lugar.

Santander tuvo su momento dorado en la segunda mitad del s. XIX y comienzos del XX y los palacios urbanos dejaron constancia de ello.

La tardía industrialización española obligó a articular una amplia red de infraestructuras de comunicación en el norte peninsular, verdadero epicentro de esta actividad. El puerto de Santander se revelaría de una importancia estratégica para canalizar el comercio marítimo con el centro de Europa desde comienzos del s. XIX. Fruto de este desarrollo, importantes empresarios industriales fueron asentándose en la ciudad.

Tal fue el caso de Juan Pombo Conejo, que a su labor como naviero le sumó la de senador e impulsó la construcción de la Casa Pombo en 1875, una de las casas señoriales santanderinas más imponentes.

En cualquier caso, el punto que más atraerá a las familias acomodadas será el entorno de la playa de El Sardinero. Cabe destacar que el acontecimiento decisivo para la consolidación de este espacio fue la estancia veraniega del efímero monarca Amadeo I de Saboya en 1872. Poco después de esta fecha se edificó el Casino de Santander, con claros detalles característicos de los palacios urbanos, y varios hoteles que también se caracterizaban por el lujo.

Uno de los más célebres es el Gran Hotel, construido en 1890 siguiendo los patrones de las casas señoriales de la zona y que todavía está en funcionamiento.

Claro que si hablamos de palacios estamos obligados a detenernos en el Real Palacio de La Magdalena. Este gran complejo corona la península homónima y fue levantado para albergar las vacaciones de la familia real española en tiempos de Alfonso XIII. De hecho, su construcción se explica por la cooperación económica entre algunos de los notables de la ciudad (como la familia Botín).

Hoy día es uno de los monumentos más visitados de Santander y recientemente ha sido el escenario de una exitosa serie televisiva, Gran Hotel.

Ver nuestra cartera de palacios, castillos y Casas señoriales.

Compártenos


  • Lançois Doval es una empresa especializada en la comunicación de venta o alquiler de propiedades de prestigio, empresas y activos inmobiliarios, con más de 25 años de experiencia en el sector.
  • Nuestra amplia cartera incluye, chalets y villas, propiedades de prestigio o históricas, castillos, palacios, casas y pisos señoriales, fincas rústicas, de caza o recreo, masías, cortijos, pazos, haciendas, casas rurales, hoteles con encanto y en definitiva cualquier tipología de propiedad poseedora de un valor añadido para el comprador.
  • Asimismo, disponemos de una división especializada en la comunicación enfocada a la venta de empresas y negocios, edificios y naves industriales, edificios, hoteles, geriátricos, suelo residencial, industrial, logístico, comercial y terciario, activos inmobiliarios en rentabilidad, etc.
  • Nuestra amplia experiencia en la gestión de bases de datos y comunicación empresarial, hacen también de nuestros servicios una herramienta eficaz en caso de expansión territorial de su empresa, búsqueda de nuevos mercados, etc.