Historia de las cacerías en Jaén

España es uno de los países europeos donde más arraigo tiene la práctica de la caza. Concebida ya como una afición y no como un medio de subsistencia, la caza agrupa en nuestro país a multitud de asociaciones profesionales y aficionadas. Por el número de fincas, la provincia de Jaén es una verdadera Meca para los cazadores.

A pesar de estar presente durante la mayor parte de la Historia de Jaén, la caza ha experimentado notables variaciones hasta llegar a nuestros días. De entrada, los primeros pobladores sedentarios de la provincia, y por ende de la península, buscaban casi el cuerpo a cuerpo con la presa, por lo cual proliferaron arpones, lanzas y demás objetos punzantes. El desarrollo tecnológico dio paso a nuevas formas de cazar que además ampliaban el abanico de especies disponibles, caso de los pájaros, al utilizar armas de proyección (arco y flechas). En cualquier caso, Jaén no presentaba entonces una gran abundancia de animales.

Esta pobreza faunística obligaba a los cazadores a agudizar el ingenio y a centrarse en piezas de mayor tamaño (ciervos, gamos, corzos, jabalíes...). Durante gran parte de la Edad Media, el oso fue también una especie que despertaba temor e interés a partes iguales. Poco a poco, sería el ciervo el gran dominador de los montes de Jaén, especialmente en la zona de las sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Bajo dominio musulmán, los cotos de caza fueron propiedades muy preciadas por parte de algunos nobles, lo que supuso la adecuación de distintos territorios para tal fin.

En la Baja Edad Media, la ballesta se convirtió en el arma de caza más utilizada en los reinos cristianos, siendo exportada a Jaén tras la conquista castellana (1246). Lógicamente, el perfeccionamiento de las armas que empleaban pólvora y balas permitió su utilización en las cacerías ya en la Edad Moderna, si bien este tipo de técnicas no se generalizarían hasta mucho tiempo después por considerarse poco nobles. La abundancia de fincas y cotos de caza ha marcado muchos aspectos de la cultura jienense, destacando la vertiente gastronómica. El chuletón de ciervo es uno de los manjares más exquisitos en este sentido.

 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.