Venta de cooperativas agrícolas.

Antiguas cooperativas agrícolas, una inversión con valor

El cooperativismo es una de las fórmulas más utilizadas para gestionar las actividades agrícolas porque permite que los pequeños propietarios puedan aunar fuerzas de cara a comercializar sus productos o defender sus intereses.

Las cooperativas son pues estructuras bastante sólidas y que pueden llegar a crear importantes infraestructuras similares a las de las empresas.

¿Por qué es interesante para el inversor hacerse con el negocio de una antigua cooperativa agrícola? Al igual que sucede con las empresas ya asentadas en un determinado sector, en este caso, el agroalimentario, la inversión se rentabiliza mucho antes si el destino de la misma está en condiciones de iniciar su actividad de manera inmediata.

Cada caso es un mundo, pero una cooperativa que ha estado en funcionamiento hasta hace poco o que sigue estándolo en la actualidad apenas requerirá reformas de actualización. El inversor puede tener que abonar una pequeña prima por esto pero le compensa claramente.

Hablamos de una inversión con valor porque las cooperativas no dejan de ser negocios con estructuras creadas para tal fin. En materia de instalaciones, lo más habitual es que, dependiendo del tipo de actividad que realizaba la cooperativa, se disponga de espacios como almazaras (aceite), bodegas (vino) o cámaras de conservación frigorífica (cítricos y frutales en general). De acuerdo con el funcionamiento de muchas cooperativas agrícolas de interior, estas se encargan del procesamiento del aceite producido por poblaciones enteras.

Los pequeños agricultores llevan las olivas hasta ella y esta pone los medios para fabricar el aceite, embotellarlo y distribuirlo comercialmente.

De hecho, para el inversor no hay demasiada diferencia entre las instalaciones de una cooperativa y las de una empresa al uso. Es más, aun teniendo ambas la misma utilidad de cara a la explotación de un futuro negocio agroalimentario, quizá la primera resulte más económica (aunque también más difícil de encontrar para su compra). La forma jurídica de la antigua cooperativa no reviste mayor importancia porque a su disolución el inversor puede escoger el formato que le resulte más conveniente.

Eventualmente, el nuevo comprador puede contar con los antiguos agricultores cooperativas como proveedores de su nueva empresa.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.