Una casa rural en venta en Castilla La Mancha.

Un hotel con encanto en un parque nacional

Cuando pensamos en el turismo rural, resulta inevitable hacerlo también de los numerosos y variados paisajes que nos ofrece el interior de la Península Ibérica.

La provincia de Ciudad Real destaca como una de las más recomendables para alojarse en un hotel rural gracias a parajes como el Parque Nacional de Cabañeros.

Aunque compartido con la provincia vecina de Toledo, el Parque Nacional de Cabañeros se encuentra principalmente en Ciudad Real.

 A diferencia de otras superficies protegidas, este espacio destaca por sus notables contrastes.

Sin duda, el paisaje más singular es el de la raña, consistente en una amplia superficie (más de 8.000 hectáreas) con una vegetación de escaso tamaño y claro predominio del matorral.

En este punto concreto del parque resulta habitual encontrarse con manadas de ciervos. Más esquivos resultan los jabalíes y los zorros, que aun así pueden divisarse en diferentes momentos del día e incluso en grupos relativamente grandes.

Aprovechando las comodidades de la casa rural, los viajeros pueden realizar todo tipo de actividades por el parque.

Dentro del turismo activo, una de las ramas del turismo rural que más han crecido en los últimos años, destacan las travesías en canoa, el tiro con arco, los paseos a caballo o el 'paintball'.

En la mayoría de casos, existen diferentes empresas que gestionan estos servicios, con monitores especializados. Las rutas senderistas son igualmente reseñables, ya que la conocida como 'Ruta de Don Quijote' discurre por el interior del parque.

Desde luego, el agroturismo es otra posibilidad muy interesante en la zona, en la que abundan bodegas, almazaras y granjas de todo tipo.

El hotel rural que nos ocupa se sitúa en el municipio de Alcoba de los Montes, una pequeña localidad que cuenta con poco más de 600 habitantes.

La casa rural en venta se levanta sobre un antiguo molino de cereales, introduciendo plenamente a los huéspedes en la cultura de la región. La decoración ha sido cuidada con esmero, destacando los detalles rústicos (con piedra desnuda en algunas paredes).

La propiedad ha experimentado distintas reformas, la última de las cuales se ha llevado a cabo en 2017, arrojando una superficie construida de 750 m2 sobre 1.100 m2 de parcela.

Compártenos

Propiedades relacionadas con la nota de prensa