Una casa histórica en venta en La Rioja

Casa palacio en venta en Arnedo.

Una propiedad muy singular en La Rioja Baja

La Rioja es esa tierra con nombre de vino, como diría el célebre spot publicitario de la región. Tópicos al margen, esta comunidad autónoma del norte de España es pródiga en parajes naturales de gran belleza y en rincones con especial encanto para el turismo rural. Así sucede con la presente casa solariega en venta en Arnedo.

Ubicada en la conocida como La Rioja Baja, la localidad de Arnedo es una ciudad pequeña (cuenta con poco más de 14.000 habitantes) que más bien se asemejaba a un 'pueblo grande'.

Se trata de una villa que ha sido habitada de manera ininterrumpida durante los últimos cinco mil años, si bien fue durante la Hispania romana cuando la población adquirió verdadera entidad y, de paso, la denominación que evolucionaría hasta el topónimo actual (Arenetum, por la arena de sus pantanosas tierras).

Los edificios de gran valor histórico-artístico proliferaron durante la Edad Media y la Edad Moderna, con especial relevancia del s. XVII.

Esta fecha no es en absoluto casual porque la propiedad singular que nos ocupa data, precisamente, de esa centuria. El desarrollo económico de Arnedo supondría, incluso, la concesión del rango de ciudad, firmada por Felipe IV en 1654 (en plena guerra contra Francia).

La construcción más formidable de este periodo es la Casa Palacio del Arzobispo Argaiz. Otras casas señoriales de gran valor serían la Casa Palacio de los Antillones, la Casa Palacio Sopranis o el Palacio del Virrey Lizana.

En cualquier caso, el punto con más encanto del municipio es el Castillo de Arnedo, que es, asimismo, un excepcional mirador natural.

La casa solariega en cuestión fue promovida por D. Martín Cuadra, siendo, presumiblemente, un regalo para su hijo, Pedro Cuadra, que ya consta como morador en la propiedad singular en 1630 junto con su esposa.

 A partir de ahí, el inmueble fue habitado por una larga lista de prohombres pertenecientes a esta familia y a las diversas ramas que fueron surgiendo de la misma. Como curiosidad, el mismísimo papa Clemente IX concedió a uno de los primeros propietarios el privilegio de contar con un altar en la casa solariega en 1668.

Compártenos

Propiedades relacionadas con la nota de prensa