Un hotel con encanto en venta en el Señorío de Feria.

Badajoz y su provincia. Destino turístico recurrente.

La tentación de perderse en la comarca de Zafra

Es difícil explicar qué es lo que convierte a Extremadura en una de las mejores regiones para practicar el turismo rural.

La riqueza de matices de su gastronomía, el considerable patrimonio histórico o la indescriptible sensación de tranquilidad que transmiten sus paisajes son algunas de las causas principales.

Y todas ellas se dan la mano en Zafra.

La comarca de Zafra-Río Bodión, en la que se sitúa la casa rural que nos ocupa, se encuentra en el sur de la provincia de Badajoz. Sin lugar a dudas, la capital de la comarca, que comparte nombre con la misma, es el destino más recurrente, albergando un Conjunto Histórico de Interés Cultural del que forman parte sus plazas y palacios. Por supuesto, la célebre Feria Internacional Ganadera es otro aliciente para visitar la ciudad (en septiembre).

Al margen de los núcleos habitados, las rutas por las serranías de la comarca son numerosas, destacando la ascensión al Monasterio de Tentudía.

Otra de las zonas más llamativas de la comarca es el antiguo señorío de Feria, compuesto, entre otras, por la localidad homónima. Esta pequeña población es poseedora de una apasionante historia que explica, entre otras cosas, por qué dispone del estatus de villa a pesar de su reducido tamaño. Vinculada a la Orden de Santiago desde su reconquista y hasta prácticamente el s. XV, es a esta época a la que pertenecen la mayoría de los monumentos destacados, como la Iglesia de San Bartolomé o el Castillo de Feria.

La Casa Museo de la Santa Cruz completaría las visitas culturales por el municipio en el que se ubica el hotel con encanto.

La presente casa rural se aleja de los tópicos que caracterizan a la mayoría de los alojamientos de este tipo. Sí, su ubicación dentro de la localidad es inmejorable y garantiza altas dosis de paz y sosiego. Ahora bien, ni uno solo de los elementos decorativos se ha colocado de manera aleatoria. Las piedras talladas de los arcos del patio porticado son originales del s. XV, mientras que la cocina incorpora numerosos detalles modernos.

No sorprende por tanto que el hotel con encanto disponga de una calificación de 5 estrellas.

Compártenos