Propiedades emblemáticas e históricas y su rehabilitación.

Nuevos usos para activos inmobiliarios singulares.

Las claves para la rehabilitación de edificios históricos y su uso como alojamientos turísticos.

Las casas señoriales, los palacios, los antiguos conventos e incluso algunas fábricas abandonadas son propiedades que bien merecen una segunda vida.

 Esto es exactamente lo que se consigue cuando se opta por rehabilitar inmuebles con valor histórico o arquitectónico con vistas a la apertura de un negocio turístico.

 Se trata de una práctica en boga pero que requiere de ciertas precauciones para que el resultado sea impecable.

El principio que debe regir cualquier actuación en una propiedad singular es el de la supervivencia del monumento. Dicha preservación incluye la protección tanto de la apariencia exterior del inmueble como la conservación de los elementos más característicos del interior.

Es por ello que resulta imprescindible ser lo más rigurosos posibles a la hora de documentar el aspecto original de la propiedad (especialmente si esta se encuentra especialmente dañada).

Estas primeras tareas incluyen también la constatación del grado de deterioro de los materiales estructurales y la proyección de las obras de cimentación necesarias para que el edificio "resista" su nuevo uso.

La rehabilitación y/o reforma de cualquier sección de la propiedad ha de cumplir con los criterios de autenticidad que ya hemos comentado, lo cual no significa que no puedan realizarse alteraciones en los elementos estructurales del inmueble sino que no se pueden modificar los valores esenciales del edificio.

Con esto nos referimos a que los responsables del proyecto no deberían ir más allá de recuperar los elementos decorativos que se han deteriorado y son propios del estilo artístico en que se enmarca la propiedad.

Cualquier alteración en este sentido iría en contra de la identidad del edificio histórico, pudiendo afectar incluso a su catalogación si se trata de un bien protegido.

Otro aspecto de gran relevancia y que, sin embargo, rara vez es tenido en cuenta a la hora de comprar un edificio histórico, es el hecho de que cualquier modelo de explotación económica que se implemente en estas instalaciones tiene un carácter temporal.

Con esto no nos referimos, claro está, a que haya que acotar la duración del negocio.

Sencillamente, es un recordatorio de que la actividad hostelera o turística es tan solo una etapa más en la historia de la propiedad, lo que obliga a extremar las precauciones para garantizar, eventualmente, un nuevo uso del inmueble.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.