Madrid. El Barrio de Salamanca y sus tesoros inmobiliarios. Palacios y pisos señoriales.

La 'Milla de oro' madrileña y sus inmuebles más señoriales

El distrito madrileño de Salamanca es sinónimo de exclusividad, pero si hay un espacio de la capital española en la que los aires señoriales se hacen más evidentes esa es la 'Milla de oro'.

Así es como se conoce a los alrededores de la Puerta de Alcalá y, más concretamente, al barrio de Recoletos, donde se ubica el presente piso señorial.

El barrio de Recoletos es una de las zonas comerciales de alto 'standing' más importantes de Madrid y es la presencia de numerosas tiendas de lujo la que le da el sobrenombre de 'Milla de oro'. Como no podría ser de otro modo, los edificios que jalonan el barrio comparten esa misma aura de distinción, con constantes guiños a la historia.

 De este modo, el piso señorial que nos ocupa se sitúa dentro de un bloque de viviendas que cuenta con el reconocimiento oficial de ser 'especialmente representativo' de este punto de Madrid. Ello deja pocas dudas sobre su condición de edificio emblemático.

Entre los ilustres 'vecinos' del inmueble destacan el Museo Arqueológico Nacional (del que se tienen unas inmejorables vistas desde el piso) y la Biblioteca Nacional.

En el primer caso, nos encontramos con uno de los museos más importantes del país en su género tanto por la cantidad como por la calidad de las colecciones.

En el segundo, hablamos del recinto en el que se conservan tesoros literarios y numerosas primeras ediciones de obras de gran importancia histórica.

Otro punto destacado de Recoletos es la Plaza de Colón, en torno a la cual confluyen las calles de Goya, Serrano y Jorge Juan así como el Paseo de la Castellana.

En cuanto a las cualidades del piso señorial, resulta obligatorio arrancar mencionando que este ocupa 474 m2 dentro del edificio emblemático, de los cuales hay 375 m2 construidos. Las notables dimensiones del inmueble se traducen en una sucesión de estancias de gran belleza, con ventanales con vidrieras emplomadas.

También llama la atención las tres salas de recibimiento que suceden a la puerta de la propiedad, con sus respectivas puertas de separación.

 Cuatro dormitorios, tres baños, una inmensa cocina y un gran comedor son las otras dependencias principales.

Compártenos