Lleida edificios singulares e históricos.

Por qué Lleida también es una ciudad modernista.

Lleida es una pequeña capital de provincia que, como el resto de capitales catalanas, atesora un patrimonio histórico-artístico excepcional, tanto por su estado de conservación como por la cantidad y variedad de referencias con protección arquitectónica.

Uno de los principales encantos patrimoniales de la ciudad es su legado modernista, compuesto, principalmente, por casas de gran tamaño y espacios públicos.

El edificio modernista más emblemático de Lleida es el Teatro Municipal del Escorxador, construcción que lleva el sello de Francesc de Paula Morera i Gatell.

Data de principios del s. XX y, tras un pequeño periodo de inactividad para acometer diferentes trabajos de rehabilitación, volvió a abrirse al público en 1998.

Esta obra, que goza de una destacada protección arquitectónica merced a su singularidad y vinculación histórica con la ciudad, tuvo como objetivo ofrecer un espacio de entretenimiento y divulgación cultural para la pujante burguesía industrial que ganaba protagonismo en Lleida.

Precisamente, esta emergente clase social fue la responsable de la edificación del resto de grandes obras modernistas de la antigua Ilerda.

La Casa Magí Llorens, cuya construcción se inició en 1907, es uno de los exponentes más antiguos del Modernismo leridano y cuyo principal atractivo se encuentra en el interior, donde sobresalen murales, escaleras bellamente decoradas y columnas elaboradas en madera.

Otra referencia del periodo es La Casa Bergós cuenta en su fachada con evidentes guiños a la corriente del art nouveau, sinónimo de refinamiento y elegancia.

Contemporáneo del edificio modernista anterior es el conjunto de las Casas de Balasch, tres viviendas sobrepuestas con una destacada tribuna en su fachada principal y llamativos detalles en mármol.

Nuevamente, el arquitecto Morera está detrás de esta joya arquitectónica sita en plena Rambla de Aragón.

Cronológicamente posterior a los ejemplos anteriores es la Casa Xam-mar, cuya edificación se retrasó hasta la década de 1920 y que siguió experimentando ampliaciones hasta los años cincuenta.

Esta joya modernista goza del reconocimiento de Bien Cultural de Interés Local. Finalmente, uno de los edificios de más reciente inauguración es la Casa Morera o Casa de la Lira (1922), que debe su nombre a la peculiar decoración de su fachada.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.