Fincas en venta Madrid

Dehesas madrileñas, una finca poco común

Cuando oímos hablar de dehesas parece que la única región que nos viene a la cabeza sea Extremadura. Desde luego, esta comunidad autónoma tiene una bien merecida fama por la extensión y belleza de este paisaje rural tan característico de aquella zona. Sin embargo, aun en mucha menor proporción, otras regiones como Madrid también cuentan con fincas de este tipo.

La sierra madrileña llegó a tener una gran cantidad de estas propiedades rústicas entre los siglos XVII y XIX, cuando las reformas en pos de una mayor productividad agraria llevaron a dedicar muchos de esos espacios a actividades más rentables.

Ello no ha impedido que algunas de estas dehesas hayan llegado a la actualidad y que sigan reuniendo las características regionales más importantes. Y es que, si la dehesa extremeña es bastante homogénea en lo que a su fisionomía se refiere, la finca análoga madrileña es mucho más heterogénea por los condicionantes geográficos.

En la zona norte de Madrid se imponen fincas con una gran densidad arbórea, lo que se traduce en espacios con fuerte vegetación y que recuerdan menos a los pastos para el ganado. Tampoco es habitual que la dehesa madrileña disponga de cultivos, algo que se explica nuevamente por la mayor dificultad para encontrar superficies llanas con la extensión suficiente para ello.

Sí que se da una presencia más o menos relevante de frutales, que en ocasiones no siguen ningún patrón de cultivo previo, sino que han sido plantados en momentos diferentes y por motivaciones también dispares.

Entre los árboles más habituales destaca el roble, que tradicionalmente sirvió como una fuente recurrente de carbón vegetal. La encina y el fresno también están presentes aunque en menor proporción.

En cuanto a las especies animales por antonomasia, destacan los ganados bovinos y equinos. Según se desprende de la documentación histórica disponible, las dehesas incrementaban notablemente el número de cabezas de ganado durante el invierno, cuando los rigores climáticos obligaban a un pastoreo intensivo. Durante las estaciones más suaves, los animales eran trasladados a otros espacios, un comportamiento que todavía hoy está presente en algunos puntos de la sierra de Guadarrama. En definitiva, una propiedad muy peculiar.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.