Vivir en Alella en una casa exclusiva.

¿Por qué Alella es una gran opción para vivir cerca del mar en Barcelona?

Barcelona es una de las urbes más cosmopolitas de Europa, lo cual no es decir precisamente poco. En sus calles, avenidas, plazas o parques es posible encontrar miles de alicientes para vivir en la Ciudad Condal.

Con todo, no es menos cierto que el mar es otro poderoso argumento para instalarse cerca de Barcelona. Especialmente si se trata de un chalet de prestigio como el que nos ocupa.

Localizada en la localidad de Alella, a escasos 18 km al norte de Barcelona capital, la propiedad de lujo en cuestión disfruta de excelentes vistas a la costa barcelonesa.

Y es que, Alella ha sabido posicionarse en los últimos años como el emplazamiento ideal para disfrutar de lo mejor del estilo de vida mediterráneo sin renunciar a la proximidad de una gran ciudad.

Además, los exclusivos ambientes que pueden encontrarse en esta pequeña localidad resultan, no obstante, más asequibles que en Barcelona. De este modo, la población del Maresme ha visto cómo se construían o reformaban muchas propiedades cercanas al mar.

La vida frente al mar resulta muy seductora pero no siempre se ha encontrado la mejor ubicación para recrearse en ella. Tradicionalmente, las zonas más exclusivas del área metropolitana de Barcelona se encontraban más lejos de la costa, disfrutando de excelentes servicios, sí, pero perdiendo el encanto del litoral.

Alella ha sabido explotar esta baza, aprovechando, dicho sea de paso, las excelentes conexiones con la capital catalana.

Can Teixidó destaca como la zona más cotizada de esta población, siendo considerada una de las urbanizaciones más en boga tanto entre los inversores nacionales como extranjeros. Y no hay un único tipo de propiedad de lujo para elegir, ya que los diseños más modernos conviven con viviendas con más de un siglo de historia.

El presente chalet de prestigio presenta una estética clásica, con claro predominio del color blanco, pero en su interior se cuentan todas las comodidades contemporáneas imaginables. La propiedad cuenta con unos 550 m2 construidos sobre una parcela de 1.250 m2.

Las estancias del chalet son muy espaciosas, sensación que se amplifica con la constante entrada de luz natural en todas ellas.

Compártenos