Valencia. Una masía histórica en venta.

Una singular finca en el interior de Valencia

La provincia de Valencia suele vincularse, por norma general, con dos grandes tipos de turismo: el costero, con numerosas playas reconocidas por su calidad; y el urbano, con la amplia oferta lúdica de la ciudad de Valencia.

Sin embargo, el interior valenciano puede ser el emplazamiento ideal para practicar el turismo rural. Máxime en una propiedad singular en venta como la presente masía.

Situada en la pequeña localidad de Casinos, en la comarca del Campo del Turia, la propiedad que nos ocupa es conocida en la zona como la Masía del Juez Pagán.

Es más, los cronistas locales han constatado que el origen de la población se remonta, precisamente, a las numerosas masías esparcidas por su término municipal actual.

Con todo, mucho antes de que diferentes familias de noble linaje establecieran allí su residencia, Casinos ya había asistido a poblamientos duraderos.

Tal sería el caso de los íberos, instalados en el hoy yacimiento histórico de la Torre Seca.

Casinos se sitúa en el extremo oeste del Campo del Turia y ello le confiere la singularidad de ser uno de los últimos municipios de la provincia en los que la mayoría de la población es mayoritariamente valenciano-hablante.

Y es que, tras la campaña militar de Jaime I, las tierras que quedaban al oeste de Casinos fueron entregadas a repobladores que procedían, en su gran mayoría, del Reino de Aragón. En la actualidad, el municipio goza de óptimas conexiones, como la CV-35, que lleva a la ciudad de Valencia.

Ello explica por qué la zona se ha convertido en un destino preferente para realizar escapadas rurales desde la capital valenciana.

La propiedad singular en cuestión se remonta al s. XVIII, época, por cierto, en la que se materializó la fundación de Casinos como entidad municipal independiente (1788).

La vivienda principal ocupa más de 2.600 m2, erigidos sobre una amplia finca de 10.000 m2.

La Masía del Juez Pagán está considerada una de las más lujosas y mejor conservadas de la población, con detalles como las vigas de madera maciza canadiense. De hecho, se cree que el primer cargamento de este material que llegó a Valencia fue, precisamente, para construir esta propiedad.

Compártenos