Propiedades singulares e históricas en el Pirineo y La Cerdanya.

Casas de campo en la Baja Cerdaña, el espíritu del Románico

Las propiedades de interior acostumbran a estar directa o indirectamente relacionadas con el patrimonio histórico de la región en cuestión, al margen de si comparten o no los estilos artísticos más característicos de la zona.

Tal sería el caso de las casas de campo o masías rurales de la comarca histórica de la Baja Cerdaña y sus alrededores, que no emulan el románico, pero están completamente rodeadas por genuinas muestras de este estilo medieval.

Como es sabido, el norte de Catalunya fue uno de los principales puntos de difusión del arte románico de toda la Península Ibérica.

La Baja Cerdanya es uno de los territorios en los que más intensamente puede apreciarse esta corriente que se expandió entre los siglos IX y XIII. La tipología de edificios es muy amplia, con claro predominio de los recintos religiosos. Algunos de los ejemplos más destacados serían los de Santa María de Talló o la Iglesia de San Miguel de Soriguerola, entre otros

En líneas generales, el románico de esta área tan concreta del norte catalán se caracteriza por una gran sencillez en su ejecución en todas las disciplinas.

 En la pintura, los frontales de los altares suelen contar con tablas policromadas en vivos colares. En la arquitectura, no es un estilo que tienda a la grandiosidad y los edificios resultan imponentes por su sobriedad y, cómo no, por las inmensas vistas que les acompañan.

Eso sí, las muestras de arte románico civil son bastante escasas, por lo que la práctica totalidad de referencias las encontramos en iglesias como las mencionadas con anterioridad.

Hay que pensar que la administración de la Baja Cerdanya estuvo largo tiempo vinculada a la diócesis de la Seu d'Urgell, lo que influyó decisivamente en el tipo de edificios que se levantaron. Otro condicionante es el propio marco geográfico, a caballo entre las provincias de Girona y Lleida y muy próximo a los Pirineos.

Las montañas y los parajes de difícil acceso fueron muy bien valorados por las comunidades monásticas que se retiraron a los conventos y monasterios.

La tranquilidad estaba más que garantizada (como lo está hoy en día en sus casas singulares) y la belleza natural es, sencillamente, sobrecogedora.

El espíritu del románico se deja sentir todavía en cualquier recorrido por la comarca, que se ha convertido en un destino preferente para quienes buscan desconectar por completo. Los itinerarios por las pequeñas poblaciones de la comarca histórica son cada vez más frecuentes, con Puigcerdà como principal núcleo habitado (con poco más de 8.000 residentes).

En los alrededores de la Baja Cerdanya, por ejemplo, en las comarcas del Pirineo Oriental gerundense, se multiplican las opciones disponibles para invertir en casas rurales, antiguas casas singulares de campo y todo tipo de propiedades de gran tamaño en el interior.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.