Nuevos usos para conventos y monasterios abandonados.

Conventos, en busca de una nueva vida como edificios dotacionales

Durante la Edad Media y buena parte de la Edad Moderna, la mayor parte de Europa se llenó de monasterios y conventos por diferentes motivos.

La dedicación a la religión era, lógicamente, su principal razón de ser, pero también abrigaron otro tipo de actividades, como la preservación de la cultura clásica o la reflexión filosófica.

En la actualidad, una parte considerable de estas propiedades se encuentran a la venta y sus posibilidades como edificios dotacionales atraen a numerosos inversores.

Aunque la primera imagen que viene a la cabeza al hablar de monasterios es la de un edificio de grandes dimensiones en medio del campo, la vida monástica también gozó de gran arraigo en las mayores ciudades españolas.

Madrid, por ejemplo, contaba a mediados del s. XVII con 73 conventos repartidos por toda la ciudad, que en aquel momento no llegaba a los 150.000 habitantes. Actualmente, la actividad monacal se mantiene en algo menos de una treintena de estas propiedades singulares.

El caso de Madrid, capital de la Monarquía Hispánica desde tiempos de Felipe II, no fue ni mucho menos excepcional. A la altura de 1771, desposeída ya de la sede de la Casa de Contratación (que había volado a Cádiz a comienzos de siglo), Sevilla contaba con 66 edificios de este tipo.

En su gran mayoría, estos espacios se concentraban en las calles hispalenses más céntricas, si bien es posible encontrar alguna propiedad singular de esta naturaleza en las afueras de la ciudad. Más de la mitad de los conventos no se dedican en la actualidad a su actividad primigenia.

La posibilidad de reconvertir los monasterios de las grandes ciudades españolas en edificios dotacionales resulta tentadora por varios motivos. En primer lugar, se trata de recintos de gran tamaño y con un gran aislamiento acústico, garantizando la máxima tranquilidad a los usuarios.

A pesar de ello, esta propiedad singular se encuentra en puntos bastante céntricos de las ciudades, facilitando los desplazamientos de los familiares y las conexiones con los hospitales.

Por lo tanto, rehabilitar los antiguos conventos como residencias geriátricas o residencias de estudiantes puede ser una buena forma de aprovechar una parte tan ilustre del patrimonio urbano.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.