La singular arquitectura rural en la Comunidad Valenciana

Propiedades rústicas con un alto valor añadido.

La arquitectura valenciana cuenta con una gran riqueza, aunque lamentablemente también se trata de un patrimonio que ha estado muy desprotegido en las últimas décadas.

Poco a poco, la preocupación social por defender esta parte tan importante de la cultura ha permitido desarrollar proyectos para recuperar algunos de estos edificios rurales singulares.

Arquitectura en la Comunidad Valenciana

Hasta hace no demasiadas décadas la actividad agrícola era la principal en la Comunidad Valenciana, lo que ha condicionado el paisaje y el tipo de construcciones, tanto los edificios destinados a residencia como los espacios de trabajo.

Existen numerosos edificios históricos en Valencia, algunos de los cuales se han catalogado como Patrimonio de la Humanidad o Monumento Histórico Artístico, como la Lonja de la Seda o las iglesias de los Santos Juanes y San Juan del Hospital.

Pero la arquitectura de Valencia es mucho más que sus suntuosos monumentos de estilo gótico, renacentista o modernista.

La arquitectura popular, esa que determina el paisaje en las calles de los pueblos y en las áreas rurales, también tiene un incalculable valor cultural.

Las construcciones más representativas de esta región son la masía, la alquería, el riurau y la barraca.

Qué tipo de edificios puedes encontrar en la Comunidad Valenciana

En la Comunidad Valenciana podemos encontrar cuatro tipos de edificios tradicionales, aunque de algunos de ellos quedan apenas unos pocos en pie.

La masía

Es la casa de campo tradicional de muchas zonas del Mediterráneo. También se la conoce como “mas” o “maset” (cuando es más pequeña).

De hecho, el prefijo “mas” hace referencia en valenciano a la zona de explotación agrícola, donde se incluye un edificio principal, que es la masía.

Se trata de construcciones amplias, que se encuentran tanto en zonas de interior, en regiones montañosas o en la costa.

Generalmente, están construidas con piedra sin pulir que le da la vivienda ese aspecto sólido tan característico. A veces se usaba piedra labrada para detalles como vanos de puertas o ventanas. Las vigas eran de madera, igual que las puertas y las ventanas, y las cubiertas se hacían con teja, con tejados a una vertiente o dos. Se construían con una orientación estratégica según las corrientes de la zona.

Hay masías de un piso, de dos y de tres, y contaban con una zona para animales y otra para almacenar las cosechas.

La alquería

Otra vivienda típica de la arquitectura de Valencia es la alquería, que es de origen islámico. Se construyeron con fines agrarios y se les dio este uso hasta el siglo XIX.

Más que un edificio, la alquería es un complejo de diferentes construcciones, ya que puede contar con distintos edificios, formando incluso calles interiores. Por suerte, aún quedan en pie algunas alquerías de origen medieval, que se han recuperado y restaurado, como la alquería de Barrinto en el parque de Marxalenes o la de Fonda en el camino de Montcada, en Poblenou.

El riurau

El riurau es una pintoresca construcción propia de la arquitectura valenciana que forma parte de un paisaje formado por algarrobos, almendros, viñas y romero.

Estos edificios se diseñaron para fines prácticos, concretamente para la producción de la uva moscatel. Por eso están situados en zonas muy soleadas, para favorecer el secado del fruto.

El riurau destaca por su sucesión de arcos carpanel con un edifico cerrado adosado a un lateral, donde residían los trabajadores.

Se trata de una preciosa joya arquitectónica de la que quedan muestras conservadas y protegidas en Jesús Pobre, Benissa, Lliber, Benitatxell o Xábia.

La barraca

La barraca es una de las construcciones más típicas del paisaje de la Comunidad Valenciana, pero más concretamente, del norte de la huerta, y en las zonas de marismas del sur de la ciudad de Valencia.

Si hay un tipo de vivienda entrañable y llena de encanto e historia es sin duda la barraca.

Era la vivienda de las gentes humildes, y contaban con un techo a dos aguas para evitar inundaciones durante las intensas tormentas del final del verano.

La fachada estaba rematada por una cruz sencilla de madera o de hierro.

Se construían con piedra, cal, barro y cañas, siendo estas últimas las que le dan su singularidad a los llamativos tejados de las barracas.

Este tipo de viviendas, se extendían por las zonas pantanosas de la región como la Albufera, el Bajo Segura y todo el entorno de la Huerta de Valencia. También se construían en la costa murciana y en el delta del Ebro.

Muchas de las antiguas barracas han desaparecido, así que las viviendas que se conservan son verdaderos tesoros de la arquitectura valenciana más popular.

En la Comunidad Valenciana, puedes encontrar casas de campo o fincas rústicas con mucho encanto, que conservan la esencia de la tradición de la arquitectura de Valencia.

También hay a la venta grandes casas señoriales ubicadas en el casco histórico de diferentes localidades, que ofrecen numerosas posibilidades de inversión.

Si precisas comprar o vender tu casa o edificio histórico en Valencia, no dudes en visitar nuestra plataforma

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.