Fincas rústicas y de olivar en venta

Finca de olivar: el regreso a las raíces

En torno a los olivos existe una larga tradición cultural que ha definido la identidad de muchos pueblos a lo largo de su historia.

Pero también estos árboles centenarios han sido el origen de un tipo de arquitectura particular que tiene su máxima expresión en la finca olivar.

En la actualidad, estos terrenos eminentemente agrícolas se presentan como una interesante inversión inmobiliaria con amplias posibilidades de negocio.

Fincas agrícolas con encanto.

Vivir en un entorno natural protagonizado por los olivos tiene un valor añadido. Más allá del aspecto económico que supone la explotación de estos terrenos está la cuestión paisajística. Las fincas de olivares se caracterizan por grandes extensiones agrícolas presididas por una vivienda con solera. Una casa señorial diseñada con amplias dependencias para acoger a propietarios, temporeros, trabajadores fijos y animales.

Aparte del negocio olivícola, un inmueble de estas características inmerso en un entorno privilegiado es además un interesante reclamo turístico.

No en vano, muchas de estas propiedades se han ido reconvirtiendo en alternativas de agroturismo que favorecen al desarrollo rural desde una doble perspectiva: la recuperación de cultivos tradicionales y la promoción del turismo responsable y estrechamente vinculado a la naturaleza.

Finca olivar y casa señorial en Córdoba.

Con una extensión aproximada de 70 hectáreas y un singular edificio de finales del siglo XIX, esta impresionante propiedad ejemplifica el arraigo de la tradición olivarera cordobesa. La finca está ubicada en el término municipal del Montiel y goza de estupendas conexiones por carreteras comarcales y nacionales que la convierten en un lugar fácilmente accesible.

Cuenta con alrededor de 6.600 olivos productores de las variedades hojiblanca y picual, distribuidos en parcelas contiguas y con una recolección media de 120.000 kg anuales. Las subvenciones europeas y autonómicas, junto a la explotación agraria, permiten la autofinanciación de la finca, siendo este su uso actual.

Otra alternativa es habilitar el inmueble principal como hotel rural o centro de eventos. La casa señorial es un elegante edificio inspirado en el Palacio Casa de Pilatos de Sevilla y consta de 16 habitaciones distribuidas en dos pisos y organizadas en torno al patio central típico de los cortijos andaluces.

A estas habría que sumarles otros tres inmuebles (lagares) dentro del mismo perímetro, destinados inicialmente temporeros y empleados fijos de la finca.

Fiestas, bodas, eventos exclusivos, alojamiento rural… Dentro de la categoría de las fincas agrícolas, propiedades tan bien conservadas como esta constituyen una estupenda oportunidad para el negocio hostelero. Una actividad perfectamente compatible con la explotación olivícola y la recuperación de la tradición agraria de la zona.


Compártenos


  • Lançois Doval es una empresa especializada en la comunicación de venta o alquiler de propiedades de prestigio, empresas y activos inmobiliarios, con más de 25 años de experiencia en el sector.
  • Nuestra amplia cartera incluye, chalets y villas, propiedades de prestigio o históricas, castillos, palacios, casas y pisos señoriales, fincas rústicas, de caza o recreo, masías, cortijos, pazos, haciendas, casas rurales, hoteles con encanto y en definitiva cualquier tipología de propiedad poseedora de un valor añadido para el comprador.
  • Asimismo, disponemos de una división especializada en la comunicación enfocada a la venta de empresas y negocios, edificios y naves industriales, edificios, hoteles, geriátricos, suelo residencial, industrial, logístico, comercial y terciario, activos inmobiliarios en rentabilidad, etc.
  • Nuestra amplia experiencia en la gestión de bases de datos y comunicación empresarial, hacen también de nuestros servicios una herramienta eficaz en caso de expansión territorial de su empresa, búsqueda de nuevos mercados, etc.