Fincas rústicas en Mallorca

Una de las grandes peculiaridades de la gestión de las tierras en España es que se trata de un país con una inusual heterogeneidad regional.

Así, los diferentes territorios nacionales han seguido pautas muy distintas para repartir y gestionar las fincas rústicas a lo largo de los siglos. El caso de Mallorca es especialmente notable.

En la época medieval, los territorios insulares presentaban una mayor complejidad a la hora de administrar las tierras, en tanto su repoblación debía movilizar a comunidades asentadas en la península y el volumen de fincas a repartir no era muy grande. El rey Jaime I de Aragón, que conquistó la isla en 1229, trató de buscar una fórmula racional para proceder al reparto de los nuevos territorios.

El monarca dio origen así al 'Llibre del repartiment' (libro del reparto), en el cual se detallaban todas las donaciones de tierras a quienes habían participado en la conquista.

En realidad, el libro, que era un documento oficial, se redactó con anterioridad a la propia conquista, siendo más bien un estímulo para conseguir las huestes necesarias para lograr tal empresa.

Como no podía ser de otro modo, el 'Llibre' instauraba un sistema de explotaciones rurales minifundista, con parcelas cuyo tamaño debía ajustarse lo máximo posible a su productividad (se entregaron más de 800 fincas).

Aquel reparto sigue teniendo consecuencias en la Mallorca de hoy, en tanto muchas fincas rústicas se delimitaron en el s. XIII y, con el paso del tiempo, los herederos de aquellos caballeros fueron construyendo también casas señoriales en las mismas.

Atendiendo a la fisionomía de la isla, las fincas rústicas están siempre próximas a algún núcleo habitado de tamaño dispar. Es más, algunas poblaciones fueron incluso entregadas como parte del reparto de Mallorca dado que no había parcelas rústicas suficientes para todos los conquistadores y estos habían recibido la promesa de que pasarían a ser propietarios.

De este modo, municipios de la importancia de Calvià pasaron a ser administrados por los soldados u órdenes que nutrieron el ejército aragonés. Algunas poblaciones, caso de Sóller, tuvieron que ser divididas para contentar a todos los caballeros.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.