Un referente del modernismo sobrio

Comúnmente, se tiende a vincular las casas señoriales con una suerte de edificios recargados y sin un patrón estilístico definido. Nada más lejos de la realidad. Existen verdaderos palacios contemporáneos que son paradigmas de la sobriedad y la proporción clásica adaptada al mundo moderno. El presente castillo en venta en Gerona constituye un ejemplo excepcional.

El último tercio del s. XIX asistió a un incremento de la actividad industrial en Cataluña que tendría como consecuencia el aumento exponencial de ese sector social tan dinámico que es la burguesía. Al igual que la nobleza de toga en la Edad Moderna y la de espada durante el Medievo, este nuevo grupo social en auge buscaría reafirmar su condición mediante la adopción de un estilo arquitectónico propio. Sería así como nacería el Modernismo, una corriente constructiva que adquiriría gran predicamento en Cataluña (también en Valencia aunque en menor medida) y cambiaría para siempre la imagen de las grandes ciudades (Barcelona es el ejemplo por antonomasia).

El Modernismo incorporaba multitud de estilos arquitectónicos, destacando el rococó. Esta variante del Barroco fue especialmente empleada en la decoración de los grandes salones de la nobleza y realeza francesas, por lo que su adopción por parte de la burguesía era la mejor forma de evidenciar el cambio en el orden social. Con todo, no todas las casas señoriales del periodo iban a destacar por su fisonomía recargada. La obra del arquitecto Enric Sagnier se caracterizaría en cambio por la recuperación del equilibrio clasicista. Aunque el trabajo de este autor no sentaría escuela (pocos le imitaron con posterioridad), su aportación al urbanismo barcelonés incluye más de trescientos edificios.

El castillo en venta que nos ocupa fue diseñado precisamente por el marqués de Sagnier. Ubicado en Sant Hilari Sacalm (Gerona) y deudor de la fisonomía típica de los palacios de la Baja Edad Media, este complejo es una excelente muestra del peculiar eclecticismo del arquitecto de Barcelona. Desde luego, al edificio no le falta ningún detalle, incluyendo numerosos despachos, cuartos de baño y dormitorios. La finca rústica en la que se emplaza cuenta con 12,66 hectáreas de extensión.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.