Las casas de indianos, palacios y casas senoriales.

A finales del siglo XIX y principios del XX, los barcos salían de los puertos cargados de emigrantes, con sus gigantescas ilusiones de un futuro mejor. Muchos se quedaban del otro lado del charco "haciendo las Américas", otros volvían frustrados y sin un duro. Pero algunos pocos regresaban con los bolsillos llenos y una indisimulable intención de demostrarle a su pueblo de origen como, ahora, les sonreía la fortuna.

Estos "indianos" no lo sabían, pero con su alto poder adquisitivo y su bagaje cultural estaban construyendo un verdadero –aunque ecléctico– estilo arquitectónico.

Pensemos en el contexto. Un pueblo cualquiera de España, con sus casas características. El hijo pródigo que vuelve con los bolsillos llenos. Sus intenciones son las de todo nuevo rico: resaltar, llamar la atención. De hecho, no pocos llegaron a comprar viejos títulos nobiliarios y no dudaban en hacerse llamar "Duque", "Conde" o "Marqués". Y al momento de pensar en un nuevo hogar, la lógica los llevaba más a la propiedad singular tipo palacio que a lo tradicional.

Es por eso que una casa indianos típica se decantaba hacia el lujo y no hacia la sencillez, hacia la ostentación y no hacia la humildad.

Sus características pasan por una mezcla de escuelas, sumando a los estilos clásicos europeos, decoraciones arabescas, reminiscencias regionales e incluso ecos que remitían a las colonias americanas.

Pero seguramente lo que define a lo indiano sea el alarde. Hablamos tanto de una casa señorial o directamente de un palacio, construidos en unas generosas fincas, realizados por los más destacados arquitectos e ingenieros y para los cuales se utilizaban los mejores materiales disponibles, sin dudar en el aprovechamiento ni de nuevas técnicas como el hormigón armado, ni de caros materiales importados, como mármoles, cristales o finas maderas.

Esa desmesura fue muy criticada en su época y no pocos la descalificaban.

Pero como el tiempo pone siempre las cosas en su lugar, ahora es un patrimonio apreciado y reconocido por los especialistas como un estilo.
Y es que todas las casas de indianos luce por sus hermosos jardines, por su grandiosa solidez, por la belleza de sus terminaciones, por la nobleza de sus excelentes materiales de construcción y, por sobre todas las cosas, por el aura de una historia que atravesó años y océanos.

Es que ahora, cada casa o propiedad señorial se aprecia como un único y original testimonio de una época.

Lançois Doval ha desarrollado durante los últimos años, servicios avanzados en este segmento de mercado, diseñando estrategias comerciales y de comunicación, enfocadas a captar el mayor número de compradores o inquilinos, tanto a nivel nacional como internacional, para la venta tanto de su patrimonio, empresa o activo inmobiliario.

Compártenos

Propiedades relacionadas con la nota de prensa


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.