Un Palacio en Zamora, construcción reciente, espíritu centenario

Uno de los elementos que más valor confiere a cualquier construcción es el tiempo que ha pasado desde su edificación. Sin embargo, en no pocos casos es precisamente el ejemplo del pasado lo que motiva los patrones constructivos del presente. Por ello, la presente casa señorial exhibe una imagen centenaria a pesar de llevar menos de cincuenta años en pie.

Levantado en 1968, este palacio zamorano perfectamente podría datarse, con algunos matices, en la Baja Edad Media e incluso en la época dorada del arte románico, estilo que parece vertebrar el conjunto. De este modo, los promotores del edificio consiguieron algo verdaderamente maravilloso, como es el de acompañar el espectacular desarrollo económico de España durante la década de 1960 con un recinto que bien podría haber pertenecido a un acaudalado noble rural. En cualquier caso, la provincia de Zamora no resultó especialmente favorecida por los modelos productivos imperantes en aquellos tiempos.

Su baja densidad demográfica, el escaso tamaño de sus ciudades y el fuerte arraigo de las actividades económicas rurales complicaban ciertamente la aplicación en Zamora de los cambios económicos que tan buenos resultados daban en otras regiones. Es verdad que a comienzos de los sesenta se trató de abrir la provincia a los turistas extranjeros, pero en aquellos tiempos el turismo enfocado hacia el patrimonio material todavía no tenía demasiados adeptos. Afortunadamente, las autoridades locales y la iniciativa empresarial consiguieron dar mayor visibilidad a uno de los productos más excelsos de la zona, el vino de Toro. Ya en la década de 1970, los productores consiguieron la anhelada Denominación de Origen.

La casa señorial que nos ocupa ha sabido integrar un diseño marcadamente historicista (por cuanto emula detalles de otras épocas) con una estructura moderna y adaptada a las necesidades de nuestro tiempo. Elementos como la gran torre adosada (que recuerda poderosamente a un campanario) o los arcos de medio punto dan ese toque medieval tan bien valorado por los visitante, al tiempo que las estancias interiores disponen de calefacción y paredes acristaladas. Reformado en el año 2000 para especializarse en el negocio de la hostelería y el alojamiento, el palacio cuenta con siete habitaciones con baño propio.

Compártenos

Propiedades relacionadas con la nota de prensa


  • Lançois Doval es una empresa especializada en la comunicación de venta o alquiler de propiedades de prestigio, empresas y activos inmobiliarios, con más de 25 años de experiencia en el sector.
  • Nuestra amplia cartera incluye, chalets y villas, propiedades de prestigio o históricas, castillos, palacios, casas y pisos señoriales, fincas rústicas, de caza o recreo, masías, cortijos, pazos, haciendas, casas rurales, hoteles con encanto y en definitiva cualquier tipología de propiedad poseedora de un valor añadido para el comprador.
  • Asimismo, disponemos de una división especializada en la comunicación enfocada a la venta de empresas y negocios, edificios y naves industriales, edificios, hoteles, geriátricos, suelo residencial, industrial, logístico, comercial y terciario, activos inmobiliarios en rentabilidad, etc.
  • Nuestra amplia experiencia en la gestión de bases de datos y comunicación empresarial, hacen también de nuestros servicios una herramienta eficaz en caso de expansión territorial de su empresa, búsqueda de nuevos mercados, etc.