2008: La banca desata una crisis de la que saldrá indemne

A lo largo de 2008, los malos augurios sobre el devenir de la economía mundial se intensificaron de manera considerable. No en vano, los datos macroeconómicos de las principales potencias comenzaban a empeorar y naciones como España vivían un repunte del desempleo. El 15 de septiembre se produciría el episodio que acabaría considerándose el estallido simbólico de la crisis: la quiebra de Lehman Brothers.

Si un año antes había sido la entidad francesa BNP Paribas la que había sorprendido a los mercados tras suspender tres fondos de inversión por falta de liquidez, la caída de un gigante de la banca de inversión desataba una inmediata oleada de incertidumbre que tiñó de rojo las bolsas mundiales. El índice Dow Jones de Nueva York se dejaba un 4,4%, el Standard&Poor's 500 caía un 4,7% y el Ibex-35 español perdía un 4,5%. Las dudas sobre la gran banca y su política de concesión de hipotecas inmobiliarias impactaban de lleno en las economías nacionales.

Lo que había ocurrido con Lehman Brothers era algo que muchos analistas consideraron impensable, como era que un hipotético estallido de la burbuja inmobiliaria podía afectar a todo el sistema financiero estadounidense. Conocidas como hipotecas "subprime", la gran cantidad de créditos de dudoso cobro pesaban como una losa en los balances de las entidades, por lo que la Reserva Federal no tardaría en acudir en auxilio de la banca nacional para regar sus cuentas con dinero público. Un polémico mecanismo que seguirían el resto de países desarrollados casi sin excepción.

Como principales consecuencias de aquel colapso, gran parte de los bancos norteamericanos cerraron el grifo del crédito para salvaguardar sus propios resultados y dejaron sin liquidez a muchos negocios. Prontamente, la tasa de paro de los Estados Unidos comenzó a subir vertiginosamente hasta superar el 10% por primera vez desde la Gran Depresión. En Europa, otro referente del sector como el grupo ING solicitaba ayuda al Gobierno holandés para evitar la quiebra a través de un rescate que se materializaba el 19 de octubre. Con esta intervención se confirmaba que el alcance de la crisis desatada por la banca sería mucho mayor de lo esperado.

 

Compártenos


  • Lançois Doval es una empresa especializada en la comunicación de venta o alquiler de propiedades de prestigio, empresas y activos inmobiliarios, con más de 25 años de experiencia en el sector.
  • Nuestra amplia cartera incluye, chalets y villas, propiedades de prestigio o históricas, castillos, palacios, casas y pisos señoriales, fincas rústicas, de caza o recreo, masías, cortijos, pazos, haciendas, casas rurales, hoteles con encanto y en definitiva cualquier tipología de propiedad poseedora de un valor añadido para el comprador.
  • Asimismo, disponemos de una división especializada en la comunicación enfocada a la venta de empresas y negocios, edificios y naves industriales, edificios, hoteles, geriátricos, suelo residencial, industrial, logístico, comercial y terciario, activos inmobiliarios en rentabilidad, etc.
  • Nuestra amplia experiencia en la gestión de bases de datos y comunicación empresarial, hacen también de nuestros servicios una herramienta eficaz en caso de expansión territorial de su empresa, búsqueda de nuevos mercados, etc.