Las casas señoriales más representativas de Almería

Como ocurre con la mayoría de ciudades españolas, Almería vivió un verdadero boom constructivo entre finales del s. XVIII y mediados del XIX en lo que se refiere a las casas señoriales. Hasta entonces, los palacios y grandes construcciones eran promovidos por nobles de alta cuna. El enriquecimiento de un mayor número de personas trastocó esta situación de forma irreversible.

Un buen ejemplo de esta tónica lo encontramos en el Palacio de los vizcondes del Castillo de Almansa. Levantado durante la década de 1770, el recinto destaca por la ausencia de la uniformidad de estilo, incorporando elementos propios del Barroco (bastante en desuso en aquel momento) y del neoclasicismo. En esta última corriente ahondaría el arquitecto municipal Trinidad Cuartara Cassinello cuando remodeló una de las fachadas del inmueble a finales del s. XIX. Convertido en uno de los edificios emblemáticos de Almería por antonomasia, a día de hoy alberga el Archivo Histórico Municipal.

La Casa de los Puche es ligeramente anterior en el tiempo (comienzos del s. XVIII) pero presenta un mayor atractivo histórico por ser el prototipo de vivienda burguesa moderna. Es sabido que la extinción de la presión de los piratas berberiscos sobre la costa almeriense supuso una reactivación de su comercio marítimo con la consiguiente atracción de riquezas. Esta propiedad, privilegiadamente ubicada junto a la Catedral de la Encarnación, sería una de las muestras del optimismo que invadió a la clase comerciante local en este nuevo escenario. De estilo neoclásico, en la actualidad es propiedad de la Hermandad Sacramental del Prendimiento, que ha realizado una impagable labor de rehabilitación y restauración.

Por último, al margen de las casas señoriales convencionales es posible encontrar construcciones igualmente burguesas pero mucho más recientes. Tal sería el caso de la Casa de las Mariposas, declarada Bien de Interés Cultural y situada dentro del Conjunto Histórico de la ciudad. Edificada a comienzos del s. XX, esta gran propiedad fue en su momento la construcción más alta de Almería así como la principal construcción modernista. A diferencia de otros edificios emblemáticos, su rehabilitación y apertura al público corrió a cargo de una entidad bancaria, Cajamar, que adquirió el edificio en 2008.

 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.