Al-Ándalus y las fincas de regadío en Valencia

La civilización islámica desarrollada en la mayor parte de la Península Ibérica dentro del marco político de Al-Ándalus supuso una importante renovación técnica y material en muchos aspectos de la vida y de la economía. Uno de los legados más importantes que han perdurado hasta la actualidad es el regadío, una nueva forma de abastecer de agua los cultivos.

Para los musulmanes andalusíes, el agua era un elemento muy valioso y desgraciadamente mal repartido a lo largo de su amplio territorio. Ello propiciaba zonas perfectamente irrigadas, incluso con riesgos de desbordamientos, y regiones más ásperas que apenas podían utilizarse para el cultivo. Durante la segunda mitad del s. XI, un joven nacido en la actual Alzira (Valencia) iba a cambiar para siempre la manera de distribuir el agua. Sirviéndose de varios avances tecnológicos provenientes de Oriente, Abu Isaac Ibrahim Ibn Jafäyä ideó un sistema de riego que sorteara los obstáculos del terreno y permitiera una distribución más equitativa del agua.

Rápidamente, las comarcas centrales de la provincia de Valencia experimentaron la que según muchos historiadores valencianos puede calificarse como revolución agrícola. En dicha revolución tuvo una importancia crucial la acequia, un canal de distribución de agua que llegaba incluso a las fincas más apartadas de los cauces fluviales. La mejora de la irrigación permitió importar distintas variedades frutales y vegetales desconocidas hasta la fecha en Occidente (albaricoques, dátiles, melocotones, zanahorias...). Tiempo después, el mismo sistema de regadío impulsado por los musulmanes sería empleado en los nuevos campos de naranjos y en los arrozales.

En consonancia con las nuevas infraestructuras de riego, en Valencia proliferaron los depósitos de almacenamiento de agua de lluvia y de los manantiales. Este trabajo posibilitaba que, en épocas de sequías prolongadas, las fincas agrícolas contaran con un caudal de agua de emergencia. La canalización del agua tuvo su influencia en el propio tratamiento de la tierra. A partir de este momento, los bancales de las fincas valencianas aprovecharán mucho mejor el agua disponible y se tornarán más productivos. Lógicamente, las nuevas formas de tratar el agua tendrían también incidencia en su salubridad, mejorando la alimentación de la población y de los ganados
 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.