Casas para la posteridad: el Monasterio de Piedra

Los monasterios son probablemente los edificios más herméticos y misteriosos jamás construidos. Levantados en búsqueda de una mejor comunicación entre los hombres y Dios, sus gruesos muros y escasas ventanas crean un ambiente verdaderamente sobrecogedor. El zaragozano Monasterio de Piedra, empleado actualmente como hotel, es uno de esos edificios singulares llamados a perdurar.

El Monasterio de Piedra se encuentra en el término municipal de Nuévalos y constituye una de las principales atracciones turísticas de Aragón. No es de extrañar por tanto que desde el año 1983 esté considerado Monumento Nacional. Además, desde 1945 está declarado Bien de Interés Cultural, resaltando su riqueza artística fruto de la confluencia de tres estilos claramente diferenciados. Y es que, aunque originariamente se trataba de un edificio gótico con reminiscencias románicas, durante el Renacimiento experimentó una intensa remodelación. Finalmente, con el Barroco adquiriría la imagen con el que lo conocemos en la actualidad. Aun así es posible distinguir varios elementos neoclásicos.

Su construcción comenzó en 1194 y se debió al empeño personal de trece monjes llegados del Monasterio de Poblet. Por aquel entonces, los monasterios, aunque seguían manteniendo una gran importancia, comenzaban a ceder terreno a otras formas de relacionarse con Dios como eran las iglesias de peregrinaje o las primeras grandes catedrales urbanas. En cualquier caso, el impulso dado desde la orden francesa de Císter devolvería la vigencia a las normas benedictinas de rigor doctrinal y litúrgico, ascetismo, austeridad personal y defensa del estudio de las grandes obras clásicas de la civilización cristiana.

La orden cisterciense serviría para expandir las primeras muestras de arte gótico, de la misma manera en que el románico se difundió desde Cluny. Las muestras más evidentes del nuevo estilo pueden verse en los restos de la iglesia del Monasterio, poseedora de la nueva planta de cruz con crucero. Algo más tarde, ya en el s. XIII, el complejo recibiría su segundo espacio más importante con el claustro, que en la actualidad alberga la mayor parte del hotel. Al igual que otros edificios singulares rehabilitados, el Monasterio de Piedra incluye un pequeño museo que en este caso está dedicado a la elaboración artesanal de chocolate.
 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.