Las peores rehabilitaciones de edificios históricos.

Con demasiada frecuencia se publican noticias sobre edificios de gran valor histórico que han sido pésimamente rehabilitados y han perdido gran parte de su esencia. Y es que, a pesar del gran interés que suscita la conservación del patrimonio artístico, no todas las intervenciones consiguen el resultado deseado.

Uno de los últimos casos de edificios históricos que han sufrido rehabilitaciones poco acertadas es el del Congreso de los Diputados. Sometido a una intensa reforma en su cubierta a mediados del año pasado, a las pocas semanas de darse por concluidas las obras comenzaron a aflorar importantes goteras que llegaron a interrumpir el normal funcionamiento de las sesiones parlamentarias. La cubierta del Congreso, construida en 1850, fue objeto de una rehabilitación para mejorar la calidad de los sistemas de iluminación y de climatización. Además, las tareas de sellado tras las obras acabó con gran parte de los agujeros producidos por los disparos de Tejero durante el 23-F.

En cualquier caso, el ejemplo por antonomasia de mala rehabilitación lo encontramos en el Teatro Romano de Sagunto. Entre 1992 y 1994, el recinto fue objeto de una polémica restauración que a la postre consistió en la instalación de placas de mármol sobre las piedras originales. El resultado fue un precioso teatro al aire libre pero que poco o nada tenía que ver con el que fue edificado en el año 50 d. C. A pesar de que el Tribunal Supremo presentó hasta tres sentencias favorables a la impugnación del proyecto, las dificultades para retirar el mármol y su elevado coste motivó el sobreseimiento de la causa.

Mucho más atrás en el tiempo aconteció uno de los casos de restauración deficiente de edificios históricos que más ha trascendido, el de la Catedral de León. En 1859, el declarado ya Monumento Nacional comenzó a ser rehabilitado para subsanar distintos desperfectos que comprometían incluso la estabilidad de cúpulas y bóvedas. No obstante, el criterio del arquitecto fue bastante personal, optando por introducir elementos que nada tenían que ver con el estilo original de la Catedral (gótico). La renovación de los elementos internos y externos fue tal que no pocos especialistas califican al templo como neogótico.
 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.