Tras las huellas del renacimiento en España

El Renacimiento fue un movimiento cultural y filosófico que trascendió las fronteras del Arte para impregnar de lleno el pensamiento europeo a finales de la Edad Media. Se trataba de redescubrir la herencia clásica y de romper con el supuesto oscurantismo medieval. Como no podía ser de otra forma, España no escapó a esta renovación.

A pesar de que no fue precisamente el estilo artístico que más caló en tierras españolas, sí que existe una notable relación de edificios singulares que adoptaron los preceptos renacentistas. Especial mención merece el Monasterio de El Escorial, aunque la influencia de otras corrientes resulta evidente sobre todo en sus estancias interiores. Y es que, en España el estilo renacentista pasó por tres fases inéditas en la mayoría de países. La primera de ellas se conoce como plateresco y combina elementos renacentistas con reminiscencias góticas. El edificio del Ayuntamiento de Sevilla es uno de los máximos exponentes de esta visión artística.

El siguiente estadio fue el purismo, caracterizado por una aceptación más o menos plena de las características formales del Renacimiento italiano. Andalucía vuelve a brillar como la región con más ejemplos de esta fase, destacando el palacio granadino de Carlos V. Esta austera construcción, muy próxima a la ladera de la Alhambra, presenta una peculiar planta cuadrada con un amplio patio circular que recuerda poderosamente a los claustros románicos. Mientras que el tejado muestra ciertos paralelismos con las techumbres romanas, las columnas y la escasa decoración interior beben directamente del estilo jónico.

Por último, la tercera fase del Renacimiento español se conoce como herreriana en honor a Juan de Herrera, el arquitecto que protagonizó el último giro de la arquitectura renacentista. Si los edificios puristas ya dejaban poco margen a la decoración, el herrerismo laminó por completo cualquier ornamentación tanto exterior como interior. El Palacio Ducal de Lerma (Burgos) es uno de los edificios singulares más característicos de esta fase, contando con dos escudos ducales sobre la puerta principal como único elemento decorativo. Hasta tal punto llegó la sobriedad arquitectónica que las columnas interiores no generan arcos de ningún tipo, sino que se limitan a sostener dinteles con frisos corridos.

Acerca de Lançois Doval

Lançois Doval es una empresa especializada en la venta o alquiler de inmuebles, patrimonios de prestigio y empresas. Ofrecemos servicios integrales de comunicación especializados, adaptados a las características que precisa la venta o alquiler de activos como fincas, chalets, hoteles, casas rurales, edificios históricos, inmuebles singulares, empresas y negocios.
 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.