Una casa rural en Ávila. Una ventana al valle del Tiétar

Si de algo puede presumir la península Ibérica es de haber visto asentarse en su territorio a multitud de pueblos y culturas bien dispares. El presente complejo rural participa de esta multiculturalidad desde el bello enclave del Valle del Tiétar, una región plagada de historia y de pobladores de múltiples procedencias.

Como suele ser habitual, resulta muy difícil establecer el momento exacto de los primeros asentamientos en la zona sur de la Sierra de Gredos, aunque existe un consenso relativamente amplio respecto a que se produjeron durante la Edad de Hierro. Ciertamente, los restos arqueológicos avalan esta hipótesis aunque quizá haya que retrasar más la antigüedad de los primeros pobladores debido a las pinturas rupestres que todavía quedan por datar. Sea como sea, no existe ninguna duda de que durante las campañas de Viriato contra Roma (si es que podemos llamar así a esas guerras de guerrillas) tuvieron cierta resonancia en el valle.

Con la península ya romanizada, y con Julio César como gobernador de la Hispania Ulterior, se produjo un movimiento importante de la población local. Y es que, por decreto del gobernador, los belicosos celtíberos de la zona debían reagruparse en núcleos urbanos no fortificados y fácilmente accesibles, en previsión de posibles revueltas. Este reajuste poblacional tendría notables consecuencias en los patrones de asentamiento al tiempo que propiciaría la progresiva asimilación de la cultura romana. A la caída del Imperio Romano, nuevamente se produjeron movimientos migratorios, aunque no alcanzaron la intensidad de los del s. II a. C. Con la invasión árabe, esta pauta volvería a repetirse.

Queda constatado por tanto que el Valle del Tiétar es una zona que enamora a sus habitantes independientemente de si estos son circunstanciales o de si llevan generaciones en sus tierras. Es por ello que la casa rural que nos ocupa también causa una muy positiva impresión en sus huéspedes, gracias en parte a su privilegiado emplazamiento en una zona protegida. Configurada como un complejo rural con todos los servicios imaginables, la finca se extiende a lo largo de 16.300 metros cuadrados, de los cuales casi cuatrocientos corresponden a la casa rural propiamente dicha.
 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.