Propiedades singulares en el Eixample de Barcelona

El Eixample tiene su origen en una amplia y plana extensión exterior a la zona amurallada de Barcelona que hasta el inicio del siglo XIX no fue necesaria para la construcción.

Tras la industrialización y con la llegada del modernismo esto cambiará debido al aumento de la población y será el denominado Plan Cerdà el que lleve a cabo la urbanización de este emblemático ensanche.

La intención del arquitecto era la búsqueda de un espacio igualitario para los residentes donde las condiciones del entorno permitiesen uniformidad en la calidad de vida de los ciudadanos.

Para conseguir este objetivo, Cerdà diseñó una serie de calles en relaciones ortogonales que creaban manzanas regulares.

Únicamente dos amplias avenidas rompían esa uniformidad formal atravesando la totalidad del diseño de forma diagonal.

La arquitectura del Eixample, gracias a sus características particulares de renovación y modernidad, cuentan con un estilo singular y de alto valor que permite encontrar propiedades de interés estético, artístico y arquitectónico con gran facilidad.

Con el modernismo como base, se trata de una arquitectura fundamentalmente residencial con un fuerte carácter burgués que les proporciona características de confort, funcionalidad y habitabilidad.

Es fácil por tanto encontrar un edificio singular de marcado toque distintivo. Estos suelen contar con dos fachadas exteriores que ofrecen salida a la calle por un lado y a un patio por el otro. De este modo es posible dividir las zonas de la vivienda en función del uso y aprovechando al máximo las horas de luz en cada momento del día.

También resulta reseñable la distribución en altura de las distintas plantas que conforman estas viviendas ya que presentan un diseño equilibrado en la relación de la renta con la disposición de cada piso.

Esto resultaba especialmente importante en el momento de su construcción ya que la instalación de los ascensores aún no se había implantado. Con este sistema de distribución, las viviendas más austeras se situaban en las plantas más elevadas mientras que las de mayor elaboración se encontraban más bajas.

Actualmente esta jerarquía está presente a nivel estético en cualquier edificio singular de carácter modernista presente en el Eixample barcelonés.

 Sin embargo, no se aplica a la renta de la vivienda contando cada una de ellas con un encanto particular y una belleza modernista evidente que las hace únicas.

Actualmente disponemos de diversos encargos para la localización de propiedades y edificios singulares situados en Barcelona y su zona de influencia.

Compártenos