Las casas típicas o tradicionales asturianas

La arquitectura asturiana: así son los edificios que no dejan indiferente a nadie

La arquitectura asturiana está llena de importantes construcciones de gran valor artístico, pero también cuenta con un bellísimo patrimonio popular tan único que dota a esta región, rodeada de mar y montaña, de un carácter especial e increíblemente atractivo.

Particularidades de la arquitectura asturiana

La arquitectura asturiana está catalogada dentro del prerrománico, característico de la parte norte de la península, que no sufrió la ocupación musulmana al final del siglo VIII.

 Algunos de los ejemplos más representativos son la iglesia de Santa María del Naranco o la ermita de Santa María de Lena, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Otros edificios del arte asturiano son la Catedral de San Salvador, en Oviedo, que es de estilo gótico, la Universidad Laboral de Gijón, declarada Bien de Interés Cultural, o el Palacio de Revillagigedo también en Gijón.

Pero la arquitectura del arte asturiano no solo se queda en los grandes monumentos.

También abarca una serie de construcciones con una identidad muy propia de la zona.

Como sabemos, el entorno, las condiciones del clima y las necesidades del día a día de las personas del lugar, son factores que determinan el tipo de viviendas de cada región.

Las viviendas tradicionales de Asturias son, por lo general, sólidas casas que fueron edificadas por los propios habitantes en colaboración de artesanos y maestros locales.

Los materiales más utilizados son la piedra, la madera, y tejados inclinados para la temporada de lluvias y nieve.

Qué construcciones puedes encontrar en Asturias

La arquitectura de Asturias ofrece una serie de construcciones muy características, algunas únicas en toda nuestra geografía. Estas son las más comunes.

Casa mariñana

La casa mariñana está emparentada con la casa terrena, y también es muy parecida a al longère bretón, a las blackhouse de Escocia y de Irlanda, y a las long houses de la zona del atlántico europeo.

Es una vivienda de una sola planta, con unos muros gruesos y un tejado de dos aguas que puede ser de pizarra, teja o vegetal. Se construían de cara al sur, para evitar los vientos del norte y el oeste, que traen el frío y la lluvia.

La planta baja se divide en dos mitades, una para servir de cocina y dormitorio y otra para los animales.

Con el tiempo se podían construir cuartos anexos para otros usos, a medida que aumentaba la familia.

Cabaña de teito

Este tipo de vivienda es característico del suroeste de Asturias, y se utilizaba tradicionalmente como refugio para pastores y ganado.

Están hechas con materiales de la zona como piedra para los muros y ramas para el tejado. De hecho, la palabra “teito” que significa techo, se utilizaba para definir cualquier tipo de techo vegetal. Estas cabañas se conocen simplemente como “teitos”.

Hay construcciones similares en León o Galicia (las famosas palomas), pero los teitos de Somiedo son únicos y están muy bien conservados.

Casa de Indiano

Durante el siglo XIX muchos asturianos tomaron rumbo a las Américas en busca de una vida mejor. Algunos consiguieron reunir una gran fortuna y regresaron a su tierra natal donde construyeron grandes mansiones. 

A estos emigrantes retornados se les conocía como indianos.

Las casas indianas se caracterizan por su gran tamaño, y pueden tener dos pisos, un desván y un sótano. Las fachadas son muy coloridas, casi ostentosas, con majestuosas escalinatas y llamativos balcones.

Casa de corredor

Puede que la casa de corredor sea la más pintoresca de la arquitectura de Asturias. Consiste en una vivienda rectangular de dos pisos, construida en piedra y un techo a dos aguas. 

El corredor, casi siempre orientado al sur, cuenta con una balaustrada de madera con diferentes motivos decorativos.

En muchos casos, los propietarios optaron por cerrar el corredor con paneles de madera o vidrio para ganar espacio y mejorar la eficiencia energética, creando así una especie de galería muy característica.

Casa de patín

Se encuentra principalmente en la parte occidental de Asturias, en zonas montañosas. 

Es una construcción rectangular de dos pisos, edificada con piedra y con un gran techo a cuatro aguas, casi siempre de pizarra. Se accede por una escalera exterior (o patín) que da al piso superior, donde se encuentran las estancias. La planta inferior se usaba como almacén o cuadra.​

Hórreo asturiano

Si hay una construcción típica asturiana realmente popular, es el hórreo. No se usa como vivienda, sino como almacén y secadero. A menudo eran compartidos por varias familias.

El hórreo asturiano es de piedra y cuadrado, de pie sobre elevadas vigas para mantener el grano y la cosecha bien conservada y a salvo de roedores.

Como vemos, la arquitectura asturiana es tan rica como sus espacios naturales, por lo que es una región ideal para establecerse. Se pueden encontrar a la venta inmuebles que mantienen la esencia de las construcciones de antaño, como preciosos chalés con corredores tradicionales o casas rurales de piedra, con mucho encanto.

También se pueden adquirir fabulosas casas indianas, edificios con licencia de hotel, o un antiguo convento con su propio hórreo como este de Cangas de Onís.

 Si quieres saber más, no dudes en visitar nuestra plataforma.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.