Hoteles rurales en antiguas casas señoriales.

¿Qué buscan los viajeros en un hotel rural?

España es uno de los mercados más interesantes de Europa para el turismo rural.

 Nuestro país cuenta con una serie de alicientes de tipo histórico, patrimonial, natural o gastronómico que, huelga señalarlo, cubren todos los gustos imaginables. Pero, entra la amplia oferta de posibilidades, ¿qué es lo que buscan preferentemente los viajeros en su hotel rural?

En primer lugar, la ubicación del inmueble nunca es secundaria. Antes de valorar las instalaciones del hotel, el viajero acostumbra a fijarse en la oferta lúdica existente en los alrededores. Así, incluso el alojamiento más exclusivo puede naufragar si el entorno no acompaña.

En este sentido, cada vez es más habitual que los turistas rurales prefieran alojarse en opciones emplazadas en núcleos de población de pequeño tamaño. El motivo es asegurarse óptimas comunicaciones y una serie de servicios mínimos.

Una casa señorial en venta en una localidad de interior es un buen ejemplo al respecto.

Otra de las exigencias más comunes para dar con un ideal hotel con encanto es su diseño, decoración e integración en la región. Aunque pueden encontrarse sobresalientes hoteles modernos, el turismo rural sigue prefiriendo edificios históricos o de apariencia rústica.

Si, además, el alojamiento cuenta con algún tipo de aliciente histórico o arquitectónico, mejor que mejor. Invertir en una casa señorial en venta para levantar un establecimiento hotelero u hostelero es siempre un acierto.

Eso sí, las tareas de reforma o rehabilitación deben incluir la instalación de las comodidades básicas en cualquier hotel (recordemos que rural no es sinónimo de incomodidad).

El presente hotel en venta se encuentra en pleno casco antiguo de la localidad extremeña de Santa Marta (Badajoz). Se trata de un edificio muy singular que ha sido utilizado hasta la fecha como vivienda familiar, motivo por el cual está adaptada a las necesidades actuales.

De estilo ecléctico, destacan los elementos decorativos, tanto externos como interiores, inspirados en el arte islámico andalusí.

Entre los principales espacios del conjunto destacan las 20 habitaciones, las dos amplias cocinas o la majestuosa escalera de mármol que da acceso a la vivienda.

 En suma, unas instalaciones que dibujan un ideal hotel con encanto.

Compártenos