Guadalajara y sus fincas agrícolas.

Los comunes de la villa y la tierra en Guadalajara, una nueva forma de organizar el poblamiento

El avance de los reinos cristianos hacia el sur no podía llevarse a cabo con garantías de éxito sin conseguir la repoblación de las fincas conquistadas al islam. Por ello, los monarcas castellanos estimularon el asentamiento de comunidades campesinas en las nuevas fincas agrícolas. Los comunes de villa y tierra fueron una modalidad muy recurrente.

Las investigaciones históricas cifran en cuarenta y dos las comunidades de villa y tierra que proliferaron en distintos puntos del reino de Castilla entre los siglos XI y XIII. La actual provincia de Guadalajara, con catorce comunidades, es la más importante para conocer este fenómeno. Con todo, esta distinción conviene ser matizada, ya que algunos de los comunes se asentaron en zonas pertenecientes a la actual comunidad autónoma de Extremadura. Sea como sea, el régimen de villa y tierra nació con el fuero de Guadalajara de 1133, una concesión regia que abría la puerta a una explotación más libre de las nuevas fincas.

Evidentemente, si se deseaba repoblar las zonas conquistadas era necesario que los señores del norte castellano no extendieran su influencia sobre ellas de manera automática, ya que esto propiciaba que los campesinos no encontraran alicientes para desplazarse. Alfonso VII aprovechó la situación para entregar tierras a las familias campesinas, que como contrapartida solo lo reconocerán a él como señor. Esta era precisamente la otra finalidad de las nuevas comunidades, ya que al estar desprovistas de señores eran completamente leales al monarca. Eran por tanto fincas agrícolas de realengo .

La medida cosechó buenos resultados y por ello fue renovada en 1219 por Fernando III, el rey castellano que más y más importantes dominios arrebataría a los musulmanes (Córdoba, Jaén y Sevilla entre otro). El nuevo fuero de Guadalajara ampliaba hasta sesenta y dos las poblaciones que se inscribían en ese régimen, detallando ventajas fiscales aunque reduciéndolas en comparación con 1133 (Guadalajara ya no era una región fronteriza y por ello su interés estratégico era menor). Pese a algunos conatos de conversión en señorío, las comunidades de Guadalajara mantendrían su estatus original hasta 1460, cuando los duques del Infantado recibieron amplios poderes sobre las fincas 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.