Fincas para eventos y hoteles con encanto en propiedades singulares.

Un palacio en venta para eventos en uno de los pueblos más bonitos de España

El 'boom' del conocido como turismo rural nos ha llevado a escuchar con bastante frecuencia que tal o cual población forma parte de los pueblos más bonitos de España. Antes de que estas listas se hicieran famosas, una pequeña localidad soriana ya causaba furor entre los afortunados visitantes.

Hablamos de Medinaceli, donde se sitúa la presente casa-palacio en venta.

Medinaceli está emplazada sobre un pequeño cerro del valle del Jalón, una ubicación privilegiada que ha seducido a los pueblos más diversos.

Celtíberos, romanos o árabes son algunos de los moradores que han pasado por esta pintoresca población. De todas ellas ha recibido la trama urbana alguna aportación, si bien las más importantes llegaron durante el Imperio Romano.

Del s. I procede el icónico arco que fue durante mucho tiempo el principal acceso a la ciudad y que hoy constituye su monumento más conocido. Cabe destacar que la calzada que pasaba por este arco procedía de Emérita Augusta, la actual Mérida.

Más allá del arco, la pequeña población cuenta con una plaza mayor típicamente castellana, en uno de cuyos márgenes se encuentra el majestuoso Palacio Ducal, habilitado hoy como museo. Especial mención merece también la Colegiata de Santa María de la Asunción, de estilo renacentista. De la época árabe podemos señalar los restos de la antigua muralla (aunque la puerta más famosa de la misma es mudéjar) y de la alcazaba, en las afueras del municipio.

Cabe destacar que toda la villa de Medinaceli ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico, un reconocimiento al excepcional estado de conservación de sus monumentos.

La casa-palacio en venta que nos ocupa lo tiene todo para explotar las bondades de la pequeña pero intensa Medinaceli.

De hecho, la propiedad también posee una interesante historia, ya que data del s. XV (como la Colegiata, por cierto). Los completos trabajos de rehabilitación acometidos en los últimos años permiten disfrutar de unas instalaciones funcionales pero respetuosas con la estructura original.

El recinto ocupa 700 m2 y cuenta con capacidad para acoger a más de 200 comensales.

Ello, unido a las quince habitaciones disponibles, lo convierte en el edificio ideal para albergar un hotel rural y/o un restaurante tradicional.

Compártenos