Edificios industriales singulares.

Antiguas colonias industriales, recuerdos de la industrialización catalana. 

Catalunya fue la primera región en experimentar un proceso de industrialización más o menos intenso. Sin duda, la provincia que vio cómo se levantaban más factorías fue Barcelona, tanto la ciudad condal como las comarcas limítrofes.

Entre estas destacó el Baix Llobregat, una comarca en la que hoy en día todavía es posible encontrar antiguas colonias industriales que nos recuerdan cómo aquellas fábricas cambiaron la historia.

Un primer dato a tener en cuenta es el de que la actividad manufacturera y la preindustrial fue más relevante en el Baix Llobregat que en las comarcas más occidentales de Barcelona (el Vallés Occidental, por ejemplo) ya en los siglos XVII y XVIII.

 El modelo de las colonias industriales, esto es, grandes complejos fabriles que incluían -muchas veces- viviendas para los trabajadores, arraigó con especial fuerza en esta misma región, aprovechando la corriente del río Llobregat para mover las pesadas turbinas generadoras de electricidad. Este proceso se había completado ya en las últimas décadas del s. XIX.

El establecimiento de colonias industriales iba a potenciarse, precisamente, con el desarrollo de la energía hidroeléctrica.

Las autoridades se dieron cuenta muy pronto de esta circunstancia y estimularon la creación de estos complejos fabriles-residenciales mediante la Ley de Aguas de 1866.

A este decreto le seguiría, precisamente, la Ley de Colonias de 1868. Todos los empresarios industriales que crearan una colonia de este tipo quedarían exentos de pagar determinados impuestos durante un mínimo de diez años.

 Los trabajadores, por cierto, quedaban libres del servicio militar obligatorio, lo cual, en un contexto de crecientes enfrentamientos coloniales (la Guerra de los Diez Años en Cuba estalló en 1868), era un notable incentivo para acudir a estas colonias.

El Baix Llobregat conserva algunas de las colonias industriales que se levantaron en los primeros compases de la industrialización. La Colonia Sedó (Esparreguera) y Can Bros (Martorell) se remontan a 1846 y 1850, respectivamente, lo que significa que son anteriores a la aprobación de las grandes leyes coloniales.

La Colonia Güell o la Colonia Rosés son otros ejemplos de las colonias disponibles en el Baix Llobregat, constituyendo, quizá, sus testimonios históricos más representativos.

Compártenos