Compra y venta de empresas.

Los beneficios de la venta de empresas en 2018

Traspasar o vender un negocio o empresa es siempre un proceso largamente meditado y que puede suponer el broche de oro perfecto a una dilatada trayectoria empresarial.

Al margen de las ganancias derivadas del traspaso, y de la satisfacción de dar continuidad a un proyecto comercial, la venta de negocios  puede generar ciertos beneficios adicionales.

El primer bloque de ventajas está relacionado con aquellos que vayan a jubilarse tras el traspaso de su negocio. Los mayores de 65 años pueden beneficiarse de deducciones fiscales por la venta negocios, siempre y cuando concurran una serie de requisitos.

El importe máximo a desgravar es de 240.000 euros, lo que puede cubrir la totalidad o parte del valor patrimonial de la empresa, según el caso. La siguiente condición es que esos 240.000 euros se destinen a una renta vitalicia, que debe constituirse como tal durante los seis meses siguientes a la venta del negocio.

Según la fiscalidad vigente, el vendedor debería pagar cerca de 55.000 euros en impuestos sin esta deducción.

El siguiente paquete de incentivos para las empresas en venta tiene que ver con la antigüedad del negocio traspasado. Conviene precisar, eso sí, si se trata de la venta de la totalidad de la empresa o de una parte de la misma (participaciones o acciones). En el primer caso, la factura fiscal se irá reduciendo gracias al "coeficiente de abatimiento", que reducirá la carga tributaria máxima del 15% hasta dejarla en el 0% para aquellas inversiones realizadas con anterioridad a 1988. El "coeficiente de abatimiento" empieza a calcularse desde 1996 (hacia atrás, se entiende).

Por último, hay que hacer mención a los incentivos para las empresas en venta en el plano autonómico. Una de las comunidades que ponen mayores facilidades para la transmisión empresarial es Castilla y León, que va incrementando las ventajas a medida que los compradores van aumentando su inversión en la compañía.

También Cataluña ofrece una desgravación del 30% para los compradores de acciones o de la totalidad de empresas (hasta 6.000 €). Con todo, las mayores deducciones se obtienen en la Comunidad Foral de Navarra, donde las desgravaciones máximas pueden oscilar entre 7.000 y 14.000 €, según el caso.

Compártenos