Las fincas agrícolas en la Ciudad Real musulmana

El sur de la meseta peninsular fue un importante foco de actividades rurales durante la época de Al-Ándalus, situación que perduró en gran medida tras la conquista cristiana. La actual provincia de Ciudad Real fue un claro ejemplo de la gestión musulmana de fincas rusticas, toda vez que los núcleos urbanos brillaban por su reducido número.

Desde la proclamación del Emirato de Córdoba en el año 773, la España sometida al islam asistió a una profunda renovación tecnológica y técnica en lo referente al tratamiento de las fincas agrícolas. De la noche a la mañana, los campesinos y agricultores pasaron a contar con nuevas y más eficaces herramientas con las que aumentar la productividad de sus cultivos. La actual provincia de Ciudad Real no fue ninguna excepción, es más, debido a su baja densidad demográfica constituyó un terreno especialmente propicio para todos estos cambios. Hasta tal punto llegó el vacío poblacional que tras la conquista cristiana se referiría a esta región como "tierra de nadie".

El trigo y la cebada eran los tipos de cultivo más recomendables para una zona eminentemente seca como Ciudad Real, que además ofrecía amplias llanuras prácticamente despobladas. No obstante, aquellas tierras serían empleadas mayormente como pastos para el ganado. Una tradición que se remontaba hasta la Hispania romana y que los propios visigodos habían conservado sin apenas cambios. Ciertamente, esta manera de explotar las fincas rusticas no estaba exenta de lógica, pues la producción agrícola en la hoy provincia de Ciudad Real se restringía a las cercanías de las Tablas de Daimiel.

La abundancia de humedales en tan bello paraje propiciaba una agricultura de regadío, por lo que estas tierras sí que incorporaron innovaciones musulmanas como la noria. En cualquier caso, los cítricos no tendrían cabida en una zona en la que la vid, el trigo y, en menor medida, el olivo, contaban con unas condiciones excelentes para su cultivo. Es por ello que las grandes fincas agrícolas que no se destinaron a la ganadería se especializaron en dichos cultivos. Tal estadio de las cosas cambiaría notablemente cuando, tras la conquista cristiana, se potenciará la agricultura en detrimento de la ganadería.

 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.