Edificios singulares en Barcelona. La impronta de Gaudí

Todas las grandes ciudades del mundo cuentan con un arquitecto fetiche que en un momento concreto cambió para siempre su imagen. En el caso de Barcelona no cabe ninguna duda de que el artífice de esta renovación urbanística fue Antonio Gaudí, uno de los grandes arquitectos españoles de todos los tiempos.

Gaudí elevó a su máxima expresión el estilo constructivo que ha venido en denominarse modernismo. Presente en muchas otras ciudades del país, fue en Barcelona donde alcanzó sus más brillantes cotas de realización formal. La actividad profesional de Gaudí comenzó con la Casa Vicens, el edificio que cambiaría la estética del barrio de Gracia. Como tantos otros clientes del genio catalán, los promotores de la vivienda eran una acaudalada familia dedicada al negocio de la cerámica. Por encargos como este pronto se diría que el arte modernista estaba al servicio de la enriquecida burguesía barcelonesa. Sea como sea, esta casa sería declarada el Mejor Edificio de Barcelona en 1927.

El siguiente bloque de edificios singulares de Gaudí fue promovido por otro exitoso hombre de negocios, Eusebio Güell. La importancia que este mecenazgo tuvo para la Historia del Arte es incuestionable. Las Bodegas y los Pabellones Güell serían solo las primeras muestras de tan fructífera relación, a pesar de que el pabellón que debía ser utilizado para la caza jamás llegó a levantarse. Lógicamente, el industrial catalán también pidió a su amigo un gran palacio a modo de residencia. El Palacio Güell vio la luz en 1890 y pasa por ser uno de los proyectos más exóticos de Gaudí, pues se empeñó en dotar a la fachada de un cierto influjo oriental.

En cualquier caso, el trabajo más universal del arquitecto catalán fue el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. Hombre de profundas convicciones cristianas, Gaudí volcó su genialidad al servicio de la Fe católica. El monumental templo no fue en origen un encargo para el que sería definido como el Dante de la arquitectura, pero las sucesivas desavenencias entre los promotores le acabarían cediendo el testigo. Desgraciadamente, a pesar de ser uno de los edificios singulares por excelencia de Barcelona, Gaudí apenas pudo ver completarse en vida una parte del templo neogótico.
 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.