Málaga. Fincas y casas señoriales.

La curiosa historia de la fundación de Málaga

Frecuentemente vinculada a las civilizaciones islámica y romana, la ciudad de Málaga existía bastante antes de que llegaran ambos invasores a la península Ibérica. No en vano, se trata de una de las poblaciones más antiguas de España con no menos de dos mil setecientos años de antigüedad en sus calles.

La fundación de Málaga se remonta al s. VIII a. C. y constituye uno de los asentamientos fenicios más importantes por sus dimensiones y su peso institucional dentro de la red de colonias fenicias. A pesar de los fuertes rendimientos que tendrían a posteriori las fincas malagueñas, lo que más llamó la atención de los fenicios fue la proyección marítima de este punto y, más concretamente, el gran potencial que podía llegar a tener como foco pesquero. Los cálculos de los colonizadores no tardarían en hacerse realidad y a comienzos del s. VII la industria de la pesca contaba ya con un volumen de capturas muy considerable.

La ciudad, que, por cierto, fue bautizada como Malaka, producía a su vez ingentes cantidades de plata y cobre en un momento en el que las distintas civilizaciones mediterráneas comenzaban a modernizar sus ejércitos y sus armamentos y el comercio y las transacciones monetarias daban sus primeros pasos. Málaga pasaba a contar con dos importantes fuentes de riqueza, la explotación minera y la industria pesquera, que, en manos de comerciantes natos, nutrió con sus productos la mayoría de mercados del norte de África. No sorprende por tanto que Malaka comenzara a llenarse de casas señoriales.

Acaudalados mercaderes y nobles fenicios se asentaron en la ciudad y estimularon la emergente actividad constructora. A comienzos del s. VI, Malaka disponía de mercados fijos, murallas, algún palacio, foros y distintos edificios militares. Sin embargo, la conquista de las principales ciudades fenicias en Próximo Oriente acababa con el núcleo de esta civilización y, por lógica, Málaga debería haber iniciado un periodo de decadencia. Nada más lejos de la realidad. Consolidado como un punto ineludible en el comercio por el Mediterráneo occidental, los cartagineses reemplazaron a los fenicios y ocuparon la ciudad y sus casas señoriales. Estos nuevos pobladores sí que se interesarían por explotar las fincas aledañas.

 

Compártenos

Propiedades relacionadas con la nota de prensa


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.