La compraventa de edificios en Barcelona.

El derecho de vuelo en Barcelona. 

Según el Código Civil de Cataluña, el derecho de vuelo en Barcelona es la potestad que un propietario posee para construir plantas adicionales sobre su inmueble.

Tal prerrogativa permite hacer crecer hacia arriba la propiedad; el porcentaje permitido de ampliación lo establece el ente responsable del planeamiento urbanístico local, y se ejecuta según normas establecidas.

Así, para constituir un derecho de vuelo, debe reunirse la parte técnica con la jurídica. La primera establecerá el alcance físico, la resistencia estructural del inmueble y la idoneidad de los servicios e instalaciones presentes.

La segunda se encargará de la disposición legal del derecho de vuelo y sus cláusulas constitutivas.

Este es un derecho real, por lo que los espacios en volado pueden venderse y, al igual que la propiedad preexistente son enajenables, mientras no se establezca lo contrario en actas.

De esta forma, podrán ser transmisibles, hipotecables o gravables, según lo establecido en la normativa correspondiente.

El tradicional crecimiento horizontal ha encarecido la propiedad inmobiliaria en muchas ciudades españolas, haciendo colapsar el suministro de los servicios básicos.

 En cambio, el desarrollo en vertical logra incentivar la producción de nuevas viviendas sin afectar el suelo, y obliga al mejoramiento sustentable de las fincas ya existentes.

En muchos centros históricos existe la posibilidad de construir en azoteas y permitir el crecimiento vertical de la ciudad.

La mayoría de los componentes diseñados para tales ampliaciones son de fábrica.

Es decir, se construyen en planta y se arman modularmente sobre su nueva ubicación. De esta manera, el impacto ecológico es inapreciable.

Durante los estudios preliminares se establece el peso final del añadido y su adecuación con la resistencia estructural comprobada.

De igual manera se fija el diseño de acuerdo con la estética del entorno y se ejecuta la obra con la mínima molestia posible hacia los vecinos que habitan el edificio.

Con la aplicación del derecho de vuelo, los copropietarios de un inmueble disfrutarán de un beneficio económico indirecto; sentirán las mejoras que se implementarán en el edificio como el saneamiento externo y la adecuación de servicios.

Todo ello redundará en la revalorización de la propiedad colectiva.


Compramos o permutamos su solar o edificio por parte de nuestra cartera de inversores, garantizándole una total confidencialidad, así como la máxima transparencia el proceso de compra de su patrimonio.

Passeig de Gràcia nº 12  1º 08007 Barcelona.

 93 492 03 92

Compártenos

Propiedades relacionadas con la nota de prensa


Una amplia selección de ofertas tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.