Casas singulares en la provincia de Segovia.

Sepúlveda, un encanto que nunca envejece

Durante el Renacimiento, la Edad Media -recientemente superada- era contemplada como una época oscura y bastante discreta en cuanto a sus aportaciones artísticas y/o culturales. Actualmente, en cambio, son muchos los viajeros que anhelan perderse en entornos medievales.

Para solaz de todos ellos, nada mejor que un fin de semana en una propiedad singular en Sepúlveda.

La provincia de Segovia alberga ejemplos muy dignos de villas medievales (parcialmente o en su totalidad).

En tan exigente contexto, Sepúlveda destaca como una de las poblaciones que atesoran un casco antiguo medieval mejor conservado. Para ser exactos, todo el municipio fue reconocido en 1951 como Conjunto Histórico-Artístico, del que forma parte, por extensión, la casa palacio que nos ocupa.

De las referencias patrimoniales más señaladas del pueblo serían la Iglesia de San Salvador, de impecable estilo románico, o el Castillo de Fernán González.

 Este último recinto cuenta, además, con el aliciente de haber sido utilizado por los romanos y los árabes con anterioridad a la llegada del conde Fernán González.

Otra propiedad singular que suscita siempre el interés de los viajeros es la Casa de los Proaño o Casa del Moro.

Aunque este edificio cuenta con detalles platerescos que van más allá del periodo medieval, no puede decirse que su espectacular fachada -con historias locales incluidas- desentone lo más mínimo con el resto de casas.

Tampoco podemos olvidarnos de las puertas, un elemento arquitectónico tan usual en la población que propiciado que esta se conozca con el sobrenombre de "Villa de las Siete Puertas". Por cierto, Sepúlveda forma parte de la ilustre lista de la Asociación de Los Pueblos más bonitos de España desde 2016.

La presente casa palacio en venta ofrece más de 1.000 metros cuadrados en pleno corazón de Sepúlveda.

Entre las estancias más impresionantes de la propiedad destacan los dos amplios salones (entre los cuales suman cuatro acogedoras chimeneas), dos comedores, siete dormitorios y una pequeña oficina.

 Paralelamente, la casa está equipada con cinco baños (más otros dos de menor tamaño) y un cuarto para el servicio.

Estas instalaciones permiten tanto un uso exclusivamente recreativo como la apertura de un negocio vinculado al turismo rural.

Compártenos